En la actualidad el 80 % de las mujeres incluyendo a las adolescentes nos preocupamos la mayoría del tiempo por nuestra figura, si estamos en la medida estándar que dicen las revistas 90-60-90, si nuestras piernas están tonificadas, que nuestra piel tenga la tonalidad perfecta a las modelos que salen en las portadas de la revista; si nuestro cabello se encuentra dependiendo de nuestro contorno de cara el corte que está a la moda para ese momento.

girl-1403436_1920

Nos preocupamos por tantas cosas superficiales que a la hora de posar y de salir al mundo a exhibir lo mejor de nosotros, y se nos olvida por completo como nos encontramos internamente, y esa parte de nosotros que puede hacer más, más que un salón de belleza y ojo es bueno aclarar que no se está diciendo que no es malo arreglarse físicamente pero nosotros irradiamos nuestro estado de ánimo a través de nuestras facciones, miradas y sonrisa. Eso hace el equilibrio y podría pesar más que nada a la hora que las personas de nuestro alrededor nos observe.

Dicen que las curvas más bellas de una mujer, están en su sonrisa, cuidar esas curvas que puede enamorar hasta a nosotros mismos nos puede hacer peligrosas, como también la sonrisa de un chico o de un hombre a la hora de mirarlos puede ocasionar una avalancha de pensamientos unos tras otro, a veces la sonrisa más profunda que podemos generar son las más difíciles de lograr, la rutina diaria de la vida y sus desafíos nos exponemos al riesgo inapagable de perder esas curvas de un modo gradual e implacable.

model-1115438_1920

Cada uno de nosotros estamos a tiempo de ir al gimnasio para mantener esas curvas, pero siempre surge esa pregunta donde queda ese lugar, donde ponemos a ejercitar nuestras curvas mas preciadas como el tesoro más grande que el ser humano puede tener ¿dónde queda ese gimnasio? Es muy simple la dirección, queda en un rincón interno llamado coexistir, en la avenida de la alegría, con cruce entre las calles de iniciativa personal y humor sano, se necesita llevar para practicar el instrumento Recuperación de Autoestima, que muchos olvidan en nuestros hogares, y para refrescarnos entre tanto sudor y esfuerzo físico y emocional no olvidemos que en ese bolso una botella llena del líquido energizante que combina un 100% de buena disposición, confianza, plenitud y pasión por el desafío. Dicen que de ese gimnasio sales sí o sí sonriendo…y con ganas de volver por más!.

Sobre El Autor

Nohelia Silva

Venezolana - T.S.U en Publicidad y Mercadeo - Pensadora - Escritora de las ideas de cada interrogante de cada frase, vivencia y experiencia. Esperando siempre hacer conciencia en cada persona, logrando un cambio o una manera diferente de ver la vida.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.