Cuando del cutis se trata, la industria de la belleza nos bombardea de productos que nos prometen acabar con el acné o desdibujar las líneas de expresión que tantos momentos (buenos y no tanto) nos dejaron marcadas. Hay que tener la piel más joven, más tersa, más brillante, y solo la crema milagrosa X podrá devolvernos la apariencia adolescente que los años nos han arrebatado. Nuestras madres, tías y amigas invierten cantidades exageradas de dinero en lucir rejuvenecidas, no (solo) para atraer al sexo opuesto, sino para gustarse a sí mismas, pero ya esto es harina de otro costal.

El tema que quiero abordar hoy es lo que nadie nos dice sobre el cuidado de la piel, en especial, la del rostro. Hemos creído siempre que un gel o tónico nos hará “el milagrito”, cuando debemos echar el primer vistazo hacia la relación que estamos teniendo con nuestro interior, y no me refiero a algo, digamos, esotérico. Simplemente, se trata de tomar consciencia sobre lo que le suministramos a nuestro cuerpo cada día.

beauty-treatment-898251_1920

 

 

 

“¿¡QUÉ!?”

 

 

 

 

 

 

 

 

Así es. La respuesta no está en lo externo, al menos no completamente. De tu alimentación y otros hábitos dependerá en gran medida la calidad y el mantenimiento de una piel hermosa. Te invito a responder este test para descubrir cuáles prácticas deberías cambiar para lograr que tu piel refleje la salud de tu cuerpo:

Sin título

Ahora que ya tienes un mapa de aquellas conductas poco saludables que pueden estar afectándote, veamos la importancia de tener algunas rutinas positivas:

drinking-water-filter-singapore-1235578

  • ¡AGUA!: ya sabes que el cuerpo humano está compuesto en un 70% por este líquido vital, pero, quizás, no estés consciente de la necesidad de hidratarnos constantemente, ya que debemos reponer el agua que perdemos con el sudor y la orina. La deshidratación trae varias consecuencias desagradables, entre ellas la resequedad de la piel y el estreñimiento, que también puede dañarla.

“¿Y qué tiene que ver el estreñimiento con este tema?”

Más de lo que podrías estar pensando, amig@ lector@: cuando el cuerpo pierde más agua de la que recibe y entra en deshidratación, activará, en su inmensa sabiduría, un escáner para encontrar agua en el organismo. El mayor depósito de agua, aunque no lo creas, son las heces fecales, por lo cual son deshidratadas para suplir la demanda de este líquido. Esto causa el indeseable estreñimiento porque dificulta el movimiento de las heces y, además, hace que el agua que circule en nuestro organismo provenga de sustancias que, originalmente, eran de desecho. ¿Te imaginas lo que puede ocurrir al “nutrir” tus células con basura? Yuck. Así que, por favor, recuerda beber suficiente agua si quieres lucir no solo guap@, sino saludable.

vegetables-791892_1920

  • Hablando de nutrición, el pobre y delicioso chocolate ha llevado la mayor carga de culpas cuando se habla de causantes del acné, pero el problema suele ser bastante más complejo. Lo ideal, en este caso, es reducir la ingesta de comidas procesadas, altas en grasas y azúcares (sí, incluyendo a nuestro amigo el chocolate), y consumir más vegetales frescos en nuestra dieta. Muchas veces, poner más atención a lo que comemos marcará una diferencia en nuestra carta de presentación: el rostro. Del mismo modo, los suplementos vitamínicos (en especial los de origen vegetal) complementarán nuestra alimentación con nutrientes específicos que mejorarán la cicatrización, reducirán la aparición de acné o actuarán como antioxidantes que retardarán el envejecimiento.

 

old-man-895840_1280

  • Dejar de fumar o evitar el contacto con fumadores le hará un bien a todo tu organismo, ya que la contaminación de los pulmones con humo de tabaco reduce la oxigenación de la piel, disminuyendo la cicatrización. Además, el cigarrillo produce la deshidratación de la piel, haciéndola lucir quebradiza, y disminuye los niveles de vitamina A, directamente relacionada con la producción de colágeno y elastina, por lo cual aparecen las arrugas desde edades más tempranas y estas son más marcadas.

 

 

ache-19005_1920

  • Evita el distrés: una dosis de estrés es positiva, ya que nos mantiene fuera de peligro o nos mueve a tomar acción, pero, al convertirse en distrés, el control se pierde, nos come la ansiedad y esto desencadena una serie de síntomas que, directa o indirectamente, afectan al cutis.

El mal dormir, por ejemplo, interrumpe el proceso de regeneración de la piel, durante el cual debería realizarse la eliminación de toxinas, haciéndola ver sin vitalidad ni brillo y produciendo las ya archiconocidas e indeseadas ojeras.

Problemas hormonales también pueden surgir como consecuencia del distrés, causando un desequilibrio que puede reflejarse como acné. Por supuesto, no estamos incluyendo las alteraciones hormonales producidas por la pubertad o la menstruación, sino aquellos brotes producto de una vida cargada de tensión.

 

meditation-338446_1920Para enfrentar esta situación, se recomienda realizar ejercicios regularmente y aumentar el tiempo de descanso. Los niveles de distrés disminuirán, proporcionándonos una vida más sosegada y una apariencia mucho más saludable.

plank-1327256_1280   bed-945881_640

Espero que estos consejos sobre cómo brillar de adentro hacia afuera te hayan resultado útiles. Sin embargo, no olvides continuar con tu rutina de limpieza y nutrición de acuerdo a tu tipo de piel, pues también es muy importante protegerla de agentes externos, como los rayos ultravioleta del Sol y la contaminación ambiental. Chicas: SIEMPRE usen desmaquillante antes de irse a la cama y escojan maquillaje acorde a su tipo de piel.

Nos leemos en una próxima entrega. ¡Hasta pronto!

Sobre El Autor

Rose Dupouy

Cantautora. Escritora. Productora. Locutora. Fotógrafa. Emprendedora. Soñadora. Viajera. Grammar Nazi. Sarcástica. Animal Lover.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.