La vida es un eterno ciclo. No existe fenómeno en la naturaleza que no sea cíclico, y cada ciclo se constituye por etapas sucesivas de dar y recibir: el cielo no nos puede regalar la lluvia, si no hubiese tomado prestada el agua del mar; las plantas no nos regalaran el oxígeno, sin previamente haber sido regada por las nubes, nutrido de nuestras bocanadas de anhídrido carbónico y recibido la energía del sol; y la mujer no daría una vida al mundo si no hubiese recibido la semilla. Sin intercambio no hay vida.

pregnant-775028_1280

La vida es plena y abundante. Tenemos a nuestra disposición de todo lo que necesitamos y también tenemos cosas valiosas que otros necesitan y que estamos llamados a dar, nos corresponde como un ser vivo mas sumarnos al ciclo. Debemos recordar que la naturaleza en su inmensa sabiduría se mueve siempre en función de preservar el equilibrio, y esa búsqueda del equilibrio debe imperar igualmente en asuntos de intercambio.

Es común ver personas que experimentan una sensación de carestía, y sientan que la vida no abre a ellos sus frutos para que puedan tomar lo que necesiten; y con esto no me refiero exclusivamente a cosas materiales, sino también a aquellas cosas que tienen valor aunque no tengan precio, como el amor, la atención y el tiempo. Estas personas están agotadas por tener siempre que empujar cuesta arriba para conseguir un poco y cada día acumulan incertidumbre sobre el mañana. Si sientes que eso te ocurre puede que sea porque no estás cumpliendo tu rol en el ciclo y, siendo muy ansioso en recibir y extremadamente cauteloso en proteger lo que tienes, te has olvidas de dar.

flower-1307578_1280 

Nadie es tan pobre como para no tener nada que compartir. Lo importante no es lo que se dé, sino la intención con que se haga y el sentimiento que experimentamos al hacerlo. No acompañes el dar con miedo, ni con expectativas. Recibirás cuando des, pero no des para recibir, porque el intercambio no es bilateral, sabes quien es el destinatario de tu don, pero no sabrás el don que recibirás ni de quien provendrá.

Si éste es tu caso, debes experimentar en el dar y el recibir, verás que cuando entiendas como fluyen las energías y ocurre el intercambio, solo deberás tomar la decisión de abrirte a recibir para comenzar a hacerlo.

Caso distinto es el de algunas personas, que se complacen en dar y lo hacen con entrega y amor, pero aunque mucho den no reciben lo suficiente. Como existe disfrute en el dar, y quien mucho da es porque mucho tiene, se convierte en un problema silencioso del que no se es consciente sino cuando el jarro se va vaciando y empezamos a sentir que no podemos dar más. La dificultad se encuentra en uno o varios patrones mentales que se deben romper, para que las personas se vuelvan permeables y permitan el ciclo de las energías, aprendiendo a recibir.

Como cualquier viaje al interior, nos toca bajar hasta el sótano e iluminar esa zona dolorosa, detrás del último baúl, con la linterna de la consciencia. Allí estará nuestra sombra, temerosa y asustada, esperando por un abrazo.

girl-1247588_1280

Posiblemente encontrarás que:

i) Te sientes que no eres digno de recibir:

Estamos programados para juzgarnos y lo hacemos duramente. Nos etiquetamos y pensamos que no hacemos lo correcto y que no valemos. Esto no está ligado a acciones concretas, hagas lo que hagas nunca te sientes lo suficientemente buena si es lo que tienes en tu software. Ese mensaje que nos repetimos está asociado además a la idea del premio y el castigo, -y como cuando éramos chicos-, el premio siempre es recibir y el quitar es el castigo, es por lo qué muchas veces decidimos dejar de darnos.

Así vamos por la vida, castigándonos por no dar la talla, por no cumplir las expectativas propias y las de los demás, o por haber cometido algún error. Le damos la espalda a los dones de la vida y cerramos las manos para evitar recibir. No lo merecemos.

Todos somos valiosos y únicos, merecemos amor y tenemos una capacidad de amar infinita. Es falso que puedas amar a otros sin amarte a ti. El verdadero amor nace desde adentro y se desborda hacia los demás. Cuando descubres el problema es momento una vez mas de tomar una decisión y comprometerte contigo, empieza a sentirte digno y merecedor, que no haya propósito más importante en esta vida que aprender a amarte con todas las fuerzas de tu corazón.

high-grass-1504280_1280

ii) Te niegas a recibir, porque consideras que recibir es sinónimo de debilidad:

Dar es Yang, energía masculina; mientras que recibir es Yin, energía femenina. Como en la sociedad patriarcal lo femenino es sinónimo de debilidad, tus ojos deben recuperar la capacidad de ver en la energía femenina el inmenso poder de la contención y de lo contenido, para aprender a valorarlo.

Lo mágico del recibir es que tienen un poder transformador y multiplicador. Para recibir ocurre un fenómeno pasivo -de apertura, de dejar pasar- y una vez adentro, se lleva a cabo la alquimia de la feminidad. Durante la contención, lo recibido es influenciado por el poder de la fuente que contiene y por eso cuando llegue la oportunidad de soltar, de ese desprendimiento que es en realidad un dar, nace y se transmite una energía mayor, mucho mas potente, sanadora y nutritiva que la anterior. Solo si recibes, podrás dar más y mejor.

Cuando recibes es porque entiendes que el otro puede darte algo preciado y valioso, a ti te corresponde recibirlo con humildad y agradecimiento. Si solo das y te niegas a recibir, no solo no estás valorando los dones que se te ofrecen, sino que además no estás permitiendo que otros se sientan llamados a participar en el ciclo y den de aquello que los hace especiales y únicos. Ocupar el espacio del dar que le pertenece a otros es también quitarles la oportunidad de crecer. Necesitamos tanto dar, como recibir.

brothers-457234_1280

iii) No sabes recibir porque asimilas dar con sacrificio:

Fuimos criados bajo el paradigma de que todo acto de bondad y de amor lo es también de sacrificio. Una de nuestras misiones debe ser percatarnos de que lo que se hace por amor, no genera tormento.

Las personas que dedican su vida a la fe, cualquiera que sea, hacen muchas veces votos de castidad, pobreza y obediencia, algunas veces hasta de aislamiento, silencio y ayuno; los padres siempre hablan de las horas sin dormir y lo que tuvieron que dejar hacer cuando nacieron sus hijos; y en general, se considera que darse a si mismo es dejar de dar a los demás.

El problema con la palabra sacrificio, es que culturalmente creeemos que el sacrificio entraña la pérdida y tiene una connotación aflictiva, cundo en realidad la palabra sacrificio sugiere una acción que se realiza para convertir algo en sagrado. Absortos en la idea de la pérdida, no nos damos cuenta que también en esos momentos se produce el intercambio. La persona dedicada a la fe, asume esos votos porque cree que así estrecha su relación con Dios y los padres, a cambio de concebir un nuevo ser y protegerlo, reciben el don de la expansión de su capacidad de amar, una inspiración y una razón más para vivir. La verdad, no se me ocurre que pudieran recibirse atributos más valiosos que esos

hands-736244_1280

Vivimos bajo la ilusión de tensión entre el yo y los demás. Egoísta es aquella persona que siente un amor excesivo e inmoderado sobre si mismo, por lo que se rige exclusivamente por su conveniencia; altruista es la persona que actúa con el ánimo de beneficiar a los demás, aun en desmedro del propio bienestar; y generoso, es aquél que da a los demás lo que se tiene. Dejemos atrás esos vocablos y empecemos a hablar de compartir. Todos los recursos yacen en la misma fuente y están disponibles para todos, tú y yo los merecemos y necesitamos tanto como los demás.

La naturaleza nos da todas las respuestas. Dar es a recibir, como recibir es a dar, ambas acciones se necesitan porque el intercambio no se detiene. La fluidez ocurre dentro de la unicidad. No existe la separación.

jamaica-80749_1920

Sobre El Autor

Amante de la escritura y la comunicación. Ser humano en construcción. Recorro el camino del yoga, la meditación y la formación junguiana, para crecer en consciencia. Comparto mis reflexiones acerca de la vida y te invito a comprometerte con tu propio proceso de autodescubrimiento y transformación personal. Instagram soymiguru / www.soymiguru.com

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.