histor41

El perro ha sido parte inherente de la historia del ser humano prácticamente desde sus inicios. Se tiene conocimiento de que hace unos 12.000 años aparecieron los primeros canes (como los conocemos hoy en día, ya que su primer antepasado data de hace más de 30 millones de años), así que se trata de una amistad de larga data entre ambas especies.

db44050868597ea1_1280_prehistoriq-1080x675

Una simbiosis para sobrevivir en épocas no tan civilizadas, cuando la comida escaseaba y los peligros abundaban, y, hoy en día, una relación de amor y empatía única para quienes tenemos la dicha de compartir nuestras vidas con estos animalitos.

egipcio

Te gusten o no estas nobles criaturas, no cabe duda de que se han logrado convertir en un miembro muy importante del núcleo familiar moderno. Con sus ocurrencias, travesuras y hasta maldades, se han sabido ganar un lugar importantísimo en nuestros corazones. Además, su naturaleza e inteligencia les ha permitido ser una ayuda invaluable para personas mayores y discapacitadas en los últimos tiempos.

dog-1212400_1280  14030868_10208892385220540_1899494556_n

El menú para escoger el can ideal para ti es casi infinito, gracias al cruce selectivo de miles de generaciones para producir las razas que conocemos hoy en día, y a los mestizos accidentales que hay deambulando por ahí. Puede decirse que cada raza tiene características y habilidades únicas que los criadores han buscado reproducir por siglos, pero cada perro desarrolla su propia personalidad a partir de su genética y su aprendizaje, por lo cual la relación con cada uno se vuelve muy especial.

dog-163902_1280

Sin embargo, cuando estos detalles no se toman en cuenta y los dueños no están conscientes de la responsabilidad que conlleva traer este nuevo miembro a la familia, se pueden presentar problemas de convivencia e incluso de maltrato, ya que no prestan atención a las necesidades físicas y emocionales de la mascota, llegando, muchas veces, a castigarlos con extrema violencia, o permitiendo que los niños los lastimen hasta la muerte, en los peores casos. Como no pueden hablar ni llamar a una línea de ayuda, estas criaturas están a merced de la maldad humana en más oportunidades de las que se quisiera.

Afortunadamente, existen muchas organizaciones que se encargan de rescatar y buscar hogar a estos fieles compañeros, dándoles una segunda oportunidad tanto a ellos como a quienes los adoptan, creando lazos que durarán por el resto de sus vidas.

920936_667976499894734_830800454_o

Sí, estoy muy orgullosa de mi familia 🙂

 

Lo maravilloso de tener un perro

girl-1160441_1280

Los beneficios de compartir con un perro en casa son muchos, tanto emocionales como físicos. Su presencia ayuda a paliar la soledad, la depresión e incluso la pérdida de un ser querido, ya que son capaces de ofrecer amor incondicional y de vernos como los seres más maravillosos aún en los peores momentos. Además, si no tienes con quién desahogarte, ¿quién mejor que un amigo peludo que no te juzga para contarle tus penas? Te aseguro (por experiencia) que se acurrucará junto a ti cuando perciba tu tristeza. Aparte, es sabido que solo mirar a nuestros seres queridos eleva nuestros niveles de oxitocina, una hormona que produce una sensación de bienestar y fortalece la conexión emocional.

exercises-1529244_960_720

Si nuestro mundo interior está bien, nos hacemos menos propensos a contraer enfermedades, pero los perros, además, fortalecen nuestro sistema inmunológico cuando estamos bien mental y espiritualmente.

Para empezar, nos mantienen activos con sus paseos diarios, reduciendo significativamente el riesgo de padecer enfermedades cardíacas. Además, acariciar a un perro trae más beneficios al corazón, ya que relaja el ritmo cardíaco y reduce la presión arterial.

girl-1561943_1280

Por otro lado, el extensivo uso de desinfectantes han reducido nuestra inmunidad ante las bacterias y gérmenes. Los perros, sin embargo, con sus propias bacterias, reducen el riesgo de contraer alergias y enfermedades respiratorias, ya que el contacto con ellos nos hace más fuertes ante las mismas, más aún desde edades tempranas.

Son capaces de detectar el cáncer y bajos niveles de azúcar, y hay cierta evidencia de que buscan alertar a otros humanos en caso de que su dueño esté sufriendo convulsiones.

Son excelentes terapeutas para personas en rehabilitación, no solo para mejorar su movilidad sino para favorecer el contacto social entre los pacientes.

dogs-1190015_1280

En resumidas cuentas, la milenaria relación simbiótica entre humanos y perros nos hace más felices, más saludables y más sociables, además de enseñarnos a proteger a los animales al darles cuidados, cariño y atención médica para que nos acompañen por muchos años. Los dejo con este hermoso video sobre una amistad muy especial (hay otras historias conmovedoras en el mismo canal):

 

Sobre El Autor

Rose Dupouy

Cantautora. Escritora. Productora. Locutora. Fotógrafa. Emprendedora. Soñadora. Viajera. Grammar Nazi. Sarcástica. Animal Lover.

Una Respuesta

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.