Para quienes aman las adaptaciones fílmicas de sus cómics preferidos y aún no han visto uno de los estrenos más esperados del año, les recomiendo acercarse a una sala de cine a ver Suicide Squad. Créanme: valdrá la pena.

Antes de empezar, debo aclararles que me considero un geek bastante abierto a muchas cosas, pero si debo elegir entre Marvel y DC, claramente siempre escogeré al primero, aunque eso no quiere decir que desecharé inmediatamente al segundo. Crecí viendo como a cualquier otro a los héroes de DC y en todas sus posibles encarnaciones, incluso, hasta poseo en mi biblioteca algunas novelas gráficas del Hombre de Acero, pero mi corazón siempre se ha identificado más por los héroes de Marvel Comics, sus hazañas, desventuras y crisis de toda índole. Sin embargo, eso no quiere decir que no les daré una reseña objetiva y friki de esta producción, así que, ¡a leer se ha dicho!

Descuiden: no habrá spoilers (quizá uno o dos, pero prometo que no serán demasiado relevantes).

Todos tenemos la concepción de que, en los cómics (cuales quiera que leamos), los villanos son villanos y los héroes son héroes, ¿cierto? Pues es ahí donde muchos se han equivocado. Hollywood y los guionistas de cómics de esta última generación se han encargado de volver humanos tanto a héroes como a villanos y no dudan en demostrarlo cada vez que se tiene una oportunidad. Por ejemplo, hace un par de años los lectores de comics reaccionaron de maneras diversas cuando la Mujer Maravilla habló de su celulitis (para quienes no llegaron a verlo, busquen la referencia en Sensation Comics Featuring Wonder Woman #20 de 2014) o cuando Harley Quinn confesó a Black Canary que tiene una hija llamada Lucy (sí, hija del Guasón mismo también) mientras ambas peleaban y Quinn descubrió que su rival estaba embarazada.

El punto que quiero demostrar es que desde hace varios años ya no todo es blanco o negro en los cómics y que ahora los héroes bajaron al nivel de humanos y los villanos, bueno, subieron a serlo también y es lo que hace genial la trama de las predecesoras de esta producción cinematográfica, así como a esta por encima de todas las demás: el descubrir que todos, sean héroes o villanos, tienen sentimientos, preocupaciones, talentos, manías y toda esa variedad de cosas que los hacen seres humanos iguales a nosotros.

Título

Aún a pesar de tener malas críticas por parte de Rotten Tomatoes, considero que este filme tiene más de lo que muchos creen y que vale la pena resaltar, porque, seamos honestos, siempre hay algo que nos atrae de un filme como este y que merece observar.

Deadshot (Will Smith) y Harley Quinn (Margot Robbie)

Deadshot (Will Smith) y Harley Quinn (Margot Robbie)

La fotografía está bien realizada, centrándose en resaltar cada detalle importante del filme y dando a los espectadores, a su vez, lugar a la imaginación cuando del desarrollo de una escena se trata. Las imágenes de las escenas nocturnas (que abarcan una buena parte de la película) muestran una soberana nitidez y a pesar de ser una producción rodeada de cierta oscuridad moral, los colores nítidos de los ambientes hacen un excelente contraste a la hora de resaltar los rasgos humanos de sus protagonistas (o anti-héroes, en este caso), mientras que opaca a quienes se supone que son los “buenos” o los que están en el bando opuesto a quienes integran al escuadrón. Ese detalle me pareció muy digno de resaltar y algo genial a la vez.

La música de Steven Price, como es el caso de toda producción que se haga respetar, captura inmediatamente la esencia del momento e identifica al espectador sublimemente con la situación, así como narra, incluso mejor que en algunas de las tomas, lo que ocurre en el momento. La inserción de algunos clásicos como Bohemian Rhapsody de Queen o Without Me de Eminem, solo por nombrar algunos, dan el toque faltante para que el filme se llene de esa magia musical que hoy en día captura al público en las producciones basadas en los héroes de la tiras cómicas. Les recomiendo escuchar detenidamente a ver qué otras reconocen. Les aseguro que no van a sentirse decepcionados.

Los efectos, como bien podían esperarse en una producción de esta índole, están bien hechos, ya que además de ser diversos, no permiten que opaquen la trama o las actuaciones de los protagonistas en ningún momento, más bien, logran una cohesión muy armónica a la hora de establecer las secuencias de acción en las que son empleadas y completan perfectamente cada escena, dando la oportunidad de capturar la sensación que rodea el ambiente de las historietas.

Batman: Asalto a Arkham (2014)

Batman: Asalto a Arkham (2014)

La historia es la misma que se conoce en los cómics desde su segunda versión en 1987 e igual que en la trama de Batman: Asalto a Arkham de 2014, por lo que quienes sabíamos cómo es la cosa, teníamos idea de qué iría todo en este filme (cosas más o cosas menos, claro). Sin embargo, el guión de esta producción cinematográfica tiene bases muy sólidas, sobre todo cuando de los personajes se trata, así como de la manera en que cada uno de ellos cumple una función muy puntual dentro de la producción. De igual manera, vemos cómo todo se conecta casi perfectamente para dar paso a la ya anunciada y esperada versión fílmica de La Liga de la Justicia durante los créditos finales y muy al estilo de los filmes de Marvel.

Los diálogos son representados de manera muy natural, digno ejemplo del talento de cada uno de los representantes, así como se nota que, a nivel de guión, no son simplemente frases trilladas, típicas de los personajes de cómics, sino que están bien elaboradas y ajustadas a las situaciones, que también se trabajaron adecuadamente. Las escenas de comedia están muy bien realizadas, así como los chistes (principalmente los que protagoniza Harley Quinn, como debe ser) que tienen, sin duda, su cabida en esta producción para hacerla variada para el público. Vemos que cada personaje está muy bien desarrollado y muestra su lado humano, aún a pesar del listado de atroces antecedentes que cada personaje tiene.

Jared Leto como El Guasón

Jared Leto como El Guasón

Las actuaciones de Will Smith (Deadshot), Margot Robbie (Harley Quinn) y Viola Davis (Amanda Waller) son las más dignas de resaltar, ya que cada uno de ellos se apega perfectamente al papel que se le asignó y lo desempeñan con una naturalidad abrumadora y muy similar a sus contrapartes de los cómics, lo que le añade un toque extra de emoción a la producción. De la misma manera, debo decir (y sé que muchos me odiarán por lo que están a punto de leer) que Jared Leto (El Guasón) no tuvo el tiempo en pantalla que todos creíamos, por lo que no me parece que debieran haberlo puesto en el listado como protagonista. Por esta misma razón creo que no tuvo la oportunidad de demostrar todas sus dotes en el papel, haciéndolo ver como un mediocre, sobre todo cuando todos sabemos que no lo es, lo que me parece injusto, principalmente con un guión que pudo incluir un poco más al demente más aclamado por las masas.

Para terminar, por semanas se había dicho en las redes que la aparición de Batman (interpretado por Ben Affleck) y Flash (Ezra Miller) se trataba de algo forzado, pero a mi parecer, fueron inclusiones que brindaron ese toque de variedad a la trama, así como fueron tan cortas y precisas, que casi no alteraron el ritmo del filme, por lo que no robaron el reflector a los verdaderos protagonistas y lo que es aún más interesante: vemos a estos héroes desde el punto de vista de sus némesis, lo que es algo realmente interesante.

Ben Affleck interpreta al Caballero de la Noche

Ben Affleck interpreta al Caballero de la Noche

¿Qué te pareció el filme? Dinos en la sección de comentarios o visita nuestra página en Facebook y coméntanos.

@cprato1984

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.