Hace uno días estuve en una boda civil un tanto desconcertante.
La frialdad de los diez minutos en el juzgado está obsoleta. Al parecer cada vez más se estila crear ambientes cálidos y cercanos. Que hablen amigos sobre la historia de la pareja, que haya algún músico que toque su canción en común y cosas así.

Lo desconcertante fue cuando, el hermano del novio, leyó la 1a carta de San Pablo a los Corintios (1 Cor 12, 31-13)
Una lectura Bíblica en una boda en la que Dios no está invitado…mmmm….      heart-700141_1280

Si bien es cierto, en dicha carta apenas se habla de Dios, más bien es una proclama de la idea que tenemos del amor y de lo que conlleva su aceptación.
En ese momento tan idílico, en el que el enamoramiento fluye en el aire, es lógico que nos parezca apropiado, pero ¿Nos hemos parado en algún momento a pensar qué es eso del amor? ¿Qué implica en nuestras vidas?

La lectura de San Pablo dice, a groso modo:
«Ya puedo ser inteligente, hablar todas las lenguas del mundo o tener una fe que mueva montañas, si no tengo amor, no soy nada»
«El amor es paciente, el amor es servicial y no tiene envidia; el amor no presume ni se engríe; no es mal educado ni egoísta; no lleva cuentas del mal.
Disculpa sin límites, cree sin límites, espera sin límites»

Cuando habla de tener paciencia no se refiere a dejar que nos traten como objetos. El problema surge cuando exigimos que las relaciones sean idílicas y las personas perfectas, o cuando nos colocamos en el centro y esperamos que sólo se cumpla nuestra voluntad. Entonces todo nos impacienta, todo nos lleva a reaccionar con agresividad. Si no cultivamos la paciencia, siempre tendremos excusas para responder con ira, y finalmente nos convertiremos en personas que no saben convivir y la familia se volverá un campo de batalla.

El amor tiene siempre un sentido de profunda compasión que nos lleva a aceptar al otro también cuando actúa de un modo distinto al que esperábamos.

Disculpa sin límites. Habla de un perdón que se fundamenta en una actitud positiva, que intenta comprender la debilidad ajena.
La tendencia de hoy en día es buscar más y más culpas y así el rencor va creciendo y se arraiga con fuerza. De ese modo, cualquier error del cónyuge puede dañar la estabilidad familiar.  superheroes-personalizados-para-munecos-de3

Por eso la cultura del YO, que cada vez se estila más en la sociedad actual, nunca será compatible con el AMOR.

Hay mucho súper héroe suelto por el mundo. Personas que sienten que, sin su trabajo, su empresa se vendría abajo; que sin ellos su familia no se sostendría, que su grupo de amigos no sería nada sin él. Personas que sienten que salvan el mundo cada día con su simple presencia.

De lo que no se dan cuenta es de que »un gran poder conlleva una gran responsabilidad», y si no que se lo pregunten a los héroes de nuestros comics. Porque la otra cara de la moneda, la menos atractiva, es la soledad que los acompaña.     wedding-443600_1280

Ellos son fuertes, pueden con todo, toman decisiones sin contar con nadie, están al margen de la ley…y eso hace que sus relaciones estén abocadas al fracaso; su YO interior les incapacita para darse por completo a otras personas, para amar sin condiciones.    ne90frgqatopbi_1_1

No obstante, siempre está la excepción que confirma la regla, como es el caso de Los Increíbles.
Elasticgirl da un giro a la historia, no se conforma con medias tornas, y en la misma boda le dice a su esposo »Te quiero, pero para que esto funcione no basta con ser Mr.Increíble»

Esto no es más que una interpretación moderna de la carta de San Pablo. No basta con ser el más inteligente del mundo, ni el más generoso o el más bromista. Ni siquiera basta con quererse con locura. Hay que darse por entero al otro, hay que AMAR de verdad.

Cultivando la paciencia, el perdón, la compasión…poniéndonos en el lugar del otro cada vez que no sea todo lo perfecto que hubiéramos esperado.

Es decir, que el AMOR, y concretamente el amor en el Matrimonio, SÍ tiene condiciones. No nos vamos a engañar. Y seguir ese camino no es fácil, pero merece la pena arriesgarse a perder la vida por el camino.

Dicho esto es el momento de pararse a pensar qué tipo de héroes somos cada uno: si de los que salvan con su súper fuerza y sus poderes mágicos a toda la humanidad, o de los que están dispuestos a salvar a los que le rodean a golpe de humildad.

Sobre El Autor

Patricia Carballeda

Soñadora y creativa, ''con los pies en la tierra, pero la mirada en las estrellas'' Buscadora de nuevos retos. El mejor que encontré: mi marido y mis 3 enanos.Espero que mis consejos os sean útiles de verdad.

Una Respuesta

  1. Lucía Rojo

    Que gran artículo Patricia.

    Y yo añadiría, que junto a todo lo que dices, lo más importante es vivir la sinceridad.

    Cuando la persona es humilde consigo misma.

    Reconocer la verdad propia y compartirla con los demás.

    Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.