Vamos a ver que yo me centre: todo el año esperando como agua en Mayo las ansiadas vacaciones, el momento de salir de la rutina, de olvidarnos de estas cuatro paredes donde vivimos y…¿ya está? ¿Ya han pasado? Así, como un fórmula uno que ni puedes apreciar el color del retrovisor cuando pasa por tu lado…
Recuerdo que mi madrina, según se iba haciendo mayor, tenía este tema guardado debajo de la manga y, cuando no sabía de qué hablar, me decía: ”hija, yo creo que hay demasiados días libres, tanta fiesta acaba agotando”
Jajajaja, que cachonda, pensaba yo…          girl-958407_1280

Y vuelta a la rutina, a las prisas, a los atascos de la ciudad, al ”niño tomate el cola cao que llegamos tarde”, ”niña péinate, que la loca del quinto lleva mejores pelos que tú”…forra libros, marca ropa, cose babys de quinta mano que ya no hay por dónde cogerlos…Una maravilla, vamos.

Qué mes tan bonito éste de Septiembre en el que no has llegado al día dos y ya te has fundido la nómina entera y parte de la del mes que viene.
Tenemos tantos gastos o más que Navidad, pero mucho menos agradecidos porque en Navidad, salvo el tío cascarrabias que todo lo cambia, que más que menos, la gente suele estar contenta con las cosas que le regalan.
Pero vete tú a decirle a tu hijo de 9 años, que lleva todo el verano dale que te pego con que quiere la equipación nueva del Madrid (como llevan la mitad de sus compañeros), que tu presupuesto desapareció al encargar los libros de texto. No te digo de quién se acuerda…

Anuncias que te vas de compras para canjear tus Cortycoles y el niño piensa ”ya está, me quería hacer rabiar, papá siempre dice que mamá es muy floja…me la compra fijo”
Y en eso llegas tú toda contenta con tus adquisiciones, porque has conseguido los zapatos Gorila que tu madre tanto insistía de pequeña que eran los mejores, tres cajas de bolis bic y un pack de 7 calzoncillos, pensando que te van a hacer la ola…y no te cuento la reacción del niño, poco más o menos que la carta aquella de Goma Espuma a Papá Noel, que el niño esperaba una bicicleta y en su lugar le trajo una peonza de mierda (con perdón).                    book-15584_1280

Entramos de nuevo en la rutina de las extraescolares. Que si el uno quiere probar cosas nuevas porque las del año pasado eran un rollo, que si el otro quiere hacer más de las que ya hacía, que si la pequeña pasa directamente de cualquier tipo de actividad. Y ahí estamos los padres, como en un partido de ping-pong viendo la bola ir de un lado a otro a toda velocidad, con ganas de pitar para que pare el primer tiempo, pero sin fuerzas siquiera para soplar ¡¡Y solo estamos a día quince!!
Y, entre que nos decidimos y no, la caja no para de hacer ”clink, clink” ¡venga, otros 100€ más entre la cuota del AMPA de un cole y el de otro!                                   back-to-school-1576792_1280

Y ni qué decir de los mayores, porque nosotros tampoco nos quedamos cortos en eso de empezar el curso.
Las casas estos días están llenas de nuevos propósitos de papis que han cogido unos kilos de más con tanta visita al chiringuito de la playa y de mamis oxidadas que quieren ponerse las pilas para volver a estar ágiles.

Os resumo como acaba el cuento. Los papás empiezan dieta mega estricta, te llenan la cabeza de pájaros y la nevera de cosas verdes y sanas. En quince días se les ha pasado la neura y vuelven a las cañas de los viernes después del trabajo.
Las mamás son otro cantar. Empiezan el curso con pilates, siguen con zumba (que parece más animado), continúan probando suerte con paseíto de 30 min al atardecer para acabar el mes de Mayo diciendo ”después del verano me pongo las pilas, esta vez de verdad que lo consigo”

Luego están las excepciones de las mamás que se cuidan de verdad. Son constantes, van al ”gym” al menos tres días a la semana y están divinas y ágiles, todo lo contrario al resto, que estamos oxidadas, así que a estas las tenemos mucha envidia, para que ocultarlo.

No puedo negar que para mí la cuesta dura no es la de Enero. El puerto más difícil de subir es el de este mes de Septiembre. Porque hace apenas 10 días estaba tirada en la playa sin pensar en nada y ahora ni moreno ni na de ná que me acompañe…vuelvo a tener cara de acelga y a gestionar cincuenta cosas a la vez cada día.                                                     crayons-1445053_1280

Bueno, pues ya estamos de vuelta cole o más bien de ”revuelta” al cole, porque tengo la sensación de vivir el ”día de la marmota” ¡¡Otra vez en el mismo punto!!
En otra ocasión os hubiera dado alguna clave para poder superarla sin morir en el intento, pero este año se me han acabado las pilas antes de lo previsto.

Así que esta semana os propongo que participéis de forma activa en nuestra web y seáis vosotr@s los que creéis tendencia con vuestras ”Ideas para superar la vuelta al cole”

La semana que viene publicaremos las cinco mejores y más ingeniosas ideas para que, entre todos los seguidores, podamos darle una patada a esta cuesta de Septiembre.
¡¡Poneros las pilas y empezar a enviárnoslas ya!!

Sobre El Autor

Patricia Carballeda

Soñadora y creativa, ''con los pies en la tierra, pero la mirada en las estrellas'' Buscadora de nuevos retos. El mejor que encontré: mi marido y mis 3 enanos.Espero que mis consejos os sean útiles de verdad.

Una Respuesta

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.