Oh, blanca Navidad…que bonita estampa la que nos imaginamos cada año según los anuncios de El Corte Inglés o de Suchard. Luces por cada rincón, la cara emocionada de los niños mirando los árboles y la decoración de las calles, la nieve que cubre nuestro rostro con su leve y sutil manto inmaculado…

Rewrewrewrewre….rebobinad, por favor, a los años anteriores. En Madrid ni nieva ni encuentras gente que te regala alegría por los rincones ni nada de esos rollos.
Más bien lo que te encuentras son atascos infinitos, colas kilométricas para saludar a un simple paje (ni siquiera a los Reyes en persona) y para que te den un caramelo de menta (que ni le gusta al niño), horas de espera para tomarte un chocolate aguado con churros de pie, con 6 personas rodeando a cada uno de tus hijos, y haciendo equilibrio para no perder los abrigos, que los niños se pueden encontrar solos.

Se palpa consumismo por todos lados. La inocencia de la visita a Cortylandia se ha convertido en un acoso y derribo entre Pocoyo y un Mickey potoñoso que te sigue allí donde vayas para encasquetarte 4€ de globo o lo que haga falta por una foto con ellos.
Da igual si la cuesta de Enero se convierte este año en un precipicio pedregoso, hay que comprar lo mejor de lo mejor, aunque luego dejemos de usarlo sin haber siquiera terminado de pagarlo.

A los niños podemos embaucarlos de muchas formas, pero al final lo que quieren es lo de siempre: que compartamos nuestro tiempo con ellos.
Y la Navidad es eso, tiempo de compartir, como lo hicieron los Reyes Magos hace más de 2.000 años. Pero no por el oro y el resto de regalos que le llevaron a Jesús, sino porque fueron capaces, a pesar de su condición de Reyes, de postrarse ante la criatura más inocente, ante un bebé recién nacido.

Pues hagamos eso y postrémonos ante nuestros hijos, sobrinos o nietos.
Dejémonos guiar por su sencillez y regalémosles, al menos en esta ocasión, el tiempo que tanto nos requieren y que otras veces no podemos darles.
Pero no con planes llenos de oro y  riquezas, con planes sencillos que hagan de este tiempo algo tan tierno como el nacimiento de un bebé.

Para ello esta semana quiero plantearos varias propuestas que hacer en este tiempo mágico. Planes sencillos, pero que estoy segura de que a vuestros hijos les arrancareis la mejor de sus sonrisas con ellos.

Luces por el Río

Multitud de farolillos inundarán de luz Madrid Río la noche del 21 de diciembre, celebrando la noche más larga del año.
Un evento abierto a la participación de toda la familia. Comenzará a las 19h y recorrerá el entorno del Puente del Rey. Todo el que quiera participar podrá diseñar sus propios farolillos (se publicarán materiales didácticos en www.madridcultura.es) aunque ese día se organizarán talleres creativos para su construcción.

lamps-998173_640

Visita guiada de Belenes

En Madrid podéis encontrar un sin fin de belenes para visitar a cual más espectacular, pero ¿Os habéis preguntado alguna vez porqué están diseñados de esa forma y no de otra? ¿Qué historia precede a los belenes más pintorescos de la capital? ¿En qué circunstancias han sido diseñados?
Hay Asociaciones que se dedican a hacer visitas guiadas en la que os explicarán todos estos detalles y algunos más.
Concretamente os recomiendo Nartex, una asociación cultural que se dedica a la promoción y el estudio de los lugares de arte sacro, organizando iniciativas que promueven su mejor conocimiento, como este tipo de visitas guiadas (hacen algunas más dinámicas, especiales para niños)

bremen-christmas-market-1086683_640

Buscar el tesoro de la Navidad

Para esas mañanas espléndidas de Navidad en las que no sabes ya ni qué plan hacer con los niños porque se las saben todas, os propongo una jornada con chispa.
Juntaros con amiguitos del cole o del barrio y preparad un juego de astucia que lleve a los niños a descubrir ‘’El tesoro de la Navidad’’, haciendo un recorrido desde la anunciación hasta la adoración de los Reyes Magos, intentando que descubran un tesoro diferente a los que les ofrecen falsos dioses como la tele y los videojuegos.

Todo es ponerle un poquito de imaginación para crear algo chulo y coherente, pero si os veis incapaces o sin tiempo para prepararlo, siempre podréis buscar en la red alguna empresa de eventos que os organice todo.

Os animo a que echéis un vistazo en mi web www.carballedaeventos.es, donde igual os encaja alguna de las actividades que realizo.
Puedes comprar solo el pack de preparación o pedir que animadores expertos os amenicen la jornada.

children-1879907_640

Carrera de Villancicos

En los últimos años se ha perdido la tradición de juntarnos en las casas para cantar Villancicos y es una buena opción para abrir las puertas de tu hogar a los demás.
Animad a vuestros amigos o familiares a pasar una tarde divertida creando una ‘’Carrera de villancicos», incluyendo 4 o 5 casas para visitar.
Cada anfitrión deberá mostrar su nacimiento y explicar porqué lo han diseñado de esa forma y no de otra. Estaría bien ofrecer en tu parada algo de avituallamiento mientras se cantan 1 o 2 villancicos delante del niño (más se haría muy pesado)
¡¡Y a por la siguiente casa!!

carol-singers-77903_640

Teatro en casa

Una buena propuesta para disfrutar en familia es representar la Natividad el día de Nochebuena. Las abuelas estarán encantadas de ver a sus hijos y nietos actuar, pero si ellas también quieren tener un papel en la obra siempre podréis grabarlo con cualquier dispositivo móvil o tablet y verlo después todos juntos en la televisión.

Preparad un guion corto con pequeños gags, siempre es recurrente el pastorcillo glotón, el angelito despistado que llega tarde a la anunciación y personajes así.
No falla, es una actividad muy divertida que os ayudará a estrechar aún más lazos.

Y si no os veis capaces de diseñar este tipo de actividad siempre podréis recurrir a que os escriban un guion personalizado (echad un vistazo en mi web de eventos)

popcorn-731053_640

 Regala ilusión

En esta época que tanto hablamos de ser generosos y compartir podríamos intentar hacer un ejercicio diferente con alguien que creamos que necesita una dosis de esperanza y de ilusión.
En muchos supermercados habréis visto ong pidiendo alimentos para la gente sin hogar, la Iglesia promueve su anual ‘Operación Kilo’, los comedores sociales estos días están llenos de voluntarios, etc…
A esas personas no las conocemos, sin embargo todos tenemos en mente esa mujer que siempre está en la puerta del súper, al hombre que vende pañuelos en el semáforo camino del trabajo o el que está en la puerta de la Iglesia cada Domingo.

Lo que os propongo no es alimentar físicamente al que lo necesita (que por supuesto si podéis hacerlo está genial) sino ofrecerle una dosis de ilusión.
Poneros mano a mano a preparar unas galletas o un bizcocho con vuestros niños y metedlo en una lata bonita o en una caja forrada con un papel vistoso.
Incluid alguna frase que inspire alegría y regálala a esa persona que veis cada día y que necesita de tu ilusión.

loop-572859_640

Creo que después de todo lo que os he escrito no me queda más por decir, salvo que acojáis la llegada del niño volviendo a ser niños como Él, dejando que su inocencia os haga más sencillos y más alegres.
¡¡Disfrutad de esta nueva Navidad!!         Y no os olvidéis de partipar en nuestro sorteo de un precioso bolso artesanal! Aquí está el link: http://www.noesmoda.com/2016/12/navidad-con-ninos/?preview=true

Sobre El Autor

Patricia Carballeda

Soñadora y creativa, ''con los pies en la tierra, pero la mirada en las estrellas'' Buscadora de nuevos retos. El mejor que encontré: mi marido y mis 3 enanos.Espero que mis consejos os sean útiles de verdad.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.