Es inevitable asociar el nombre de esta importante urbe con el glamour de la industria cinematográfica estadounidense y, ¿cómo no hacerlo si, en realidad, es el valle donde se concentran los más importantes estudios de cine del mundo? Pero basta echar un vistazo a su historia y hacer un recorrido por sus distritos para saber que, más allá del mito de Hollywood, Los Ángeles ha sido la cuna de otras maravillas modernas y su oferta va más allá de lo que nos venden las carteleras.

Preparando el equipaje

Antes de abrir la valija para llenarla de ropa, recomiendo entrar a la página Weatherchannel.com para asegurarnos de que nuestra elección sea la mejor y no sobrepasemos los límites de peso permitidos en el vuelo. Debo admitir que, al tener conocidos en el destino, me dejé llevar por sus pronósticos y viajé con exceso de ropa (que no de peso, gracias a Dios) en lugar de dejar suficiente espacio para las cosas nuevas, así que ya sabes, querido lector: siempre acude a una fuente confiable de información antes de escoger qué llevar.

 

El carry-on es otra historia: ahí debemos meter todo aquello que pueda hacer nuestro viaje más agradable, ya que será nuestro único compañero hasta el destino final. Reproductores de música, libros, cuadernos e incluso nuestra laptop nos pueden entretener en el camino, pero también recomiendo llevar una muda extra de ropa y, por supuesto, nuestros productos de aseo debidamente empaquetados en bolsas Ziploc, ya que no se permiten más de 100 ml. de líquido por envase en el equipaje que nos acompaña en cabina.

 

Del Mar Caribe al Pacífico Norte

Quizás el viaje pueda parecer extremadamente largo desde Latinoamérica, pero, para mí, se hizo mucho más llevadero gracias al arsenal de libros y cuadernos que llevé conmigo. Si tienes suerte y tu aerolínea incluye una pantalla de entretenimiento, te aseguro que no te darás cuenta del paso del tiempo una vez estés suspendido en el aire.

20160918_161040

Es importante mantenerse bien alimentado durante el viaje, ya que el estómago es el primer órgano que nota el cambio de horario. En mi caso, la diferencia con mi horario habitual era de -3 horas, por lo cual las pequeñas meriendas fueron la salvación en ese largo camino.

 

Otra cosa que recomiendo ampliamente es volar con escalas que den suficiente margen de tiempo entre cada vuelo. Para nosotros fue la salvación, ya que nos permitió sortear algunos “inconvenientes” de migración (sí, amigos del “tercer mundo”, esto puede pasar sin importar cuántos años tengan viajando a este país) y descansar un poco antes de continuar hacia la costa oeste de los Estados Unidos.

 

La llegada

El vuelo de Miami a Los Ángeles puede tardar entre 4 y 6 horas, por lo cual lo que hayas empacado en el bolso se convertirá en tu mejor amigo si viajas solo o no disfrutas dormir en el avión. ¡Aprovecha este tiempo para ti al máximo!

 

Si no conoces los Estados Unidos o tu experiencia ha sido solo en el húmedo estado de la Florida, lo primero que notarás al descender del avión es el clima árido del Sur de California. Debo acotar que mi viaje fue entre los meses de septiembre y octubre, cuando la temperatura no debería ser tan alta, pero, quizás, ya el calentamiento global esté haciendo de las suyas. Prosigamos.

lax

El aeropuerto de Los Ángeles, conocido popularmente como LAX, es uno de los más grandes del mundo, y se encuentra a unos 18 kilómetros de Hollywood, lo cual en términos de tiempo (gracias al mundialmente famoso tráfico pesado de Los Ángeles) puede representar entre 45 minutos y hora y media hasta tu alojamiento.

 

IMPORTANTE: Si no tienes conocidos en la ciudad, rentar un vehículo es lo mejor que puedes hacer. El transporte público no es confiable y, prácticamente, no existen líneas de taxi. Si tienes la aplicación Uber, será más fácil encontrar quién te movilice, pero representará un gasto excesivo, ya que la distancia entre los suburbios es muy extensa y, además, dependerás de la ruta que lleve cada conductor. Evita estos problemas visitando la página web de tu rental de preferencia y haciendo una reservación para el día de tu llegada. Una vez recojas tus maletas en el aeropuerto puedes tomar un bus gratuito hasta la agencia y retirar tu auto con tranquilidad.

 

Ahora sí: qué ver

Ya aterrizaste en Los Ángeles, te acomodaste en tu hotel/AirBNB y, ¿ahora qué? Bien, debo advertirte que, entre semana, la ciudad “se acuesta” temprano, pero puedes encontrar restaurantes abiertos hasta las diez de la noche. Después de descansar y hacer algunas diligencias, terminamos el día de nuestra llegada en P.F. Chang’s, donde la gastronomía asiática converge en una explosión de sabores que caracterizó todo nuestro viaje. Ubicado en Magnolia Boulevard, en el centro comercial Burbank Town Center, el restaurante ofrece a sus comensales un menú para todos los apetitos y paladares.

img_3412

Una fogata para las frías noches del Valle

Después de un sueño reparador que nos permitió terminar de ajustarnos al cambio de horario, emprendimos la marcha al icónico Griffith Park, que, con sus 4017 acres de montañas, bosques y planicies, es el parque urbano más grande de los Estados Unidos. Ubicado entre el Valle de San Fernando y Hollywood, su impresionante mirador permite ver toda la ciudad y hasta el emblemático cartel de “Hollywood” (muy) a lo lejos.

20160920_115430

Hollywood Sign desde el Griffith Park

Turistas y locales se dan cita para ejercitar el cuerpo y el cerebro, ya que el parque aloja uno de los observatorios más impresionantes del mundo. Cuando abre sus puertas al mediodía, los amantes de la ciencia pueden darse festín con las exposiciones de astronomía que alberga el observatorio, además de sus dos salas, una de ellas bautizada como el fallecido actor Leonard Nimoy, el incomparable Señor Spock de Viaje a las Estrellas, y la otra un planetario sin igual. Es el lugar ideal para aprender sobre el cosmos y cómo funciona nuestro sistema solar, por lo cual muchos niños acuden a sus instalaciones para completar sus proyectos escolares.

img_8404

Muestra del Sistema Solar

Pero el verdadero espectáculo comienza al atardecer, cuando el techo del edificio abre su cúpula para dejar salir el coelostato, un sofisticado telescopio que refleja la luz del Sol.

griffith-observatory-1642514_1280

Noche estrellada en el Observatorio

Si quieres conocer mejor este increíble observatorio, visita su sitio web:

http://www.griffithobservatory.org/exhibits/exhibitmap.html

 

De las estrellas al estrellato

Desde Griffith Park se puede ver –a lo lejos- el inconfundible letrero de Hollywood. Para obtener la foto de rigor, lo más importante es encontrar el mejor spot, ya que, a pesar de verse desde todo el valle, el letrero no siempre está a una distancia favorable. Cuando nosotros intentamos ir, el acceso se encontraba cerrado, por eso, he recurrido al blog de A Walker In L.A., quien colocó mapas con los mejores puntos para llegar al Hollywood Sign en automóvil o a pie.

hollywood-sign-mulholland-highway

http://www.awalkerinla.com/2011/06/13/where-to-see-the-hollywood-sign/

 

Nuestro “guía experimentado” – mi hermano – trató de llevarnos por la vía tradicional de Beachwood Trail, un paseo lleno de hermosas vistas y naturaleza por doquier, pero se requiere un esfuerzo moderado para recorrer la empinada caminata que acerca a los turistas al letrero. La mejor opción, definitivamente, es cerca del Lake Hollywood Park, donde se puede estacionar el vehículo y caminar un poco menos para lograr la mejor fotografía de este icónico símbolo de Los Ángeles.

 

Varios kilómetros más abajo, en el Valle, llegamos finalmente al famoso Hollywood Boulevard, donde el Paseo de las estrellas nos daba la bienvenida al hogar de los premios y las premieres. Estrellas con los nombres de las celebridades “pavimentan” las aceras y preparan a los turistas para el glamour de Hollywood. Miles de personas visitan el área, especialmente cuando se va a estrenar alguna película, así que recomiendo extrema precaución con los objetos personales, ya que, lamentablemente, también hay muchos vagabundos merodeando por la calle.

img_8493

Sin embargo, eso no nos impidió visitar el nostálgico Mel’s Drive-In para almorzar hamburguesas y merengadas al estilo de los años 50. Aparte de la deliciosa – y picante – comida, confirmamos el mito según el cual los aspirantes a actores trabajan en cafeterías buscando hacer contactos para florecer en la industria – mi hermano salió con la tarjeta de la simpática chica que nos sirvió el almuerzo.

cimg0763

Una cincuentosa rockola

Cuando llegamos, estaba por estrenarse la película La reina de Katwe, de Disney, en el teatro El Capitán, pero nuestro objetivo era otro: el famosísimo Teatro Chino TCL, una opulenta edificación inaugurada en 1927 por el empresario Sid Grauman. Algunos años antes, este hombre ya había inventado el concepto de premier de una película en otra de sus propiedades: el Teatro Egipcio, el cual también se encuentra en el boulevard, y la tradición se ha mantenido hasta nuestros días.

img_8444

El Teatro Chino

El Teatro Chino se caracteriza por semejar una pagoda por dentro y por fuera, y fue construido con materiales y artesanos traídos del Lejano Oriente para hacerlo aún más auténtico. En la actualidad, muchos de sus corredores sirven de exhibición de memorabilia de la industria, incluyendo el camerino donde la mismísima Marilyn Monroe se arreglaba antes de los eventos. Aunque continúa funcionando como sala de cine, ahora es una enorme pantalla Imax la que ocupa el recinto.

img_8424

Imponente lámpara china

Dato curioso: la tradición de imprimir en cemento las manos y pies de las celebridades comenzó por accidente, cuando la actriz Norma Talmadge pisó el cemento fresco antes de entrar a una premiere. El resto, como dicen, es historia.

20160920_160451 20160920_143224

Después de darnos banquete con las impresiones en cemento de nuestros artistas preferidos, caminamos al edificio de al lado: el Dolby Theatre, sede de la entrega de los premios Oscar desde el año 2002. También ha sido sede del show “Iris” del Cirque Du Soleil y de múltiples conciertos de reconocidos artistas.

img_8487

El teatro se encuentra incrustado en el centro comercial Hollywood & Highland, donde hay todo tipo de restaurantes y tiendas, y decidimos detenernos para beber un poco de agua y descansar de la caminata. Desde su tercer piso se puede admirar todo el boulevard e, incluso, el esquivo letrero de Hollywood.

img_8471

Hollywood & Highland

Dato curioso

Ya que hablamos de celebridades, ¿sabías que la popular muñeca Barbie debutó en esta ciudad el 9 de marzo de 1959?

Para los amantes del chocolate, les tengo la mejor forma de terminar el paseo: con un delicioso Ghirardelli. Esta marca es típica de California, pero el local de Hollywood está espectacularmente integrado con una Disney Store, lo cual convirtió la experiencia en algo totalmente mágico. Desde cajas de bombones hasta espectaculares helados, todos los “chocopaladares” se pueden dar gusto. Yo, personalmente, me decanté por el mundialmente famoso Classic Hot Fudge Sundae. Créanme: ¡vale el esfuerzo llegar hasta L.A. para probarlo!

20160920_173247

Pero justo cuando pensábamos que era hora de dormir, hicimos una parada en un lugar cuyo concepto jamás había visto de este lado del mundo: un outdoor shopping community, llamado The Americana at Brand, el cual se encuentra ubicado en el exclusivo suburbio de Glendale. Imaginen una gran plaza, aislada del ruido de la ciudad, con una apacible fuente y un trolley recorriendo su única calle mientras se comen un helado sentados sobre una manta en la grama (pasto, césped). Todo esto se encuentra rodeado por las mejores tiendas y restaurantes (Apple, The Cheesecake Factory, Sephora, Lacoste, entre muchas otras) y un enorme cine de 18 salas para vivir la mejor experiencia con cada película. Mención especial merece la gigantesca librería Barnes & Noble, donde me hubiera pasado el viaje entero sin chistar.

20161009_031310

The Americana, un exclusivo complejo comercial

 

Arte y cultura 

Y, ya que estamos hablando de libros, ¿creen que todo en L.A. son compras y celebridades? También hay lugares donde los amantes del arte pueden pasar días disfrutando sus exposiciones y conciertos. Aquí algunos:

 

LACMA (Museo de Arte del Condado de Los Ángeles): un museo creado para representar el arte de las diversas culturas que integran la población de Los Ángeles, combina una serie de edificios temáticos con enormes jardines para entrar en contacto con la Naturaleza. Mientras comprábamos las entradas, dos instalaciones nos dieron la bienvenida: Urban Lights, de Chris Burden, una especie de jardín compuesto de más de 200 faroles de hierro, y el Penetrable, del maestro venezolano Jesús Soto que, como su nombre indica, permite al espectador adentrarse en la obra – literalmente.

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

El “Penetrable” de Jesús Soto

“Urban Lights”, de Chris Burden

Este museo, el más grande del Oeste norteamericano, reparte sus más de 130.000 piezas artísticas en edificios dedicados al arte en cada parte del mundo, organizado por períodos históricos y movimientos artísticos. Sin duda, la Historia del arte mundial se puede comprender mucho mejor gracias a estas exhibiciones, las cuales continúan creciendo a medida que pasan los años. Definitivamente, detallarlas todas daría para otro artículo, pero les dejo una pequeña muestra como referencia:

20161001_122833

El Hombre Pálido de “El Laberinto del Fauno”

ma-191629-web

“Cabeza de mujer llorando con pañuelo” de Pablo Picasso

img_20161001_144948

Tótem prehispánico

Walt Disney Concert Hall: esta imponente sala de conciertos es también un hito de la arquitectura mundial, diseñado por el genio Frank Gehry, quien es reconocido por haber creado, entre otros, el Museo Guggenheim de Bilbao. No solo es hermoso por fuera: su auditorio principal tiene la acústica ideal para que su consentida, la Filarmónica de Los Ángeles (LA Phil), suene a la perfección en cada concierto.

walt-disney-concert-hall_iconluxury

 Tuvimos la oportunidad de recorrer este complejo de 3.6 acres la noche que disfrutamos una presentación de la Filarmónica conducida por el increíble director venezolano Gustavo Dudamel. Dirán lo que quieran, pero es, definitivamente, brillante en su oficio, respetado por sus colegas y la cara oficial de LA Phil. El repertorio de Beethoven y la perfecta acústica de la sala, convirtieron la experiencia en una velada simplemente espectacular.

img_9779

The Getty: Oficialmente el J. Paul Getty Museum, tiene dos espectaculares sedes que celebran el arte, la arquitectura y el buen gusto. Lamentablemente, no pudimos visitarlo en esta oportunidad, pero los invito a chequear su página web para que planeen una visita a ambos recintos. Les aseguro que yo me quedé con las ganas por falta de tiempo, pero me lo recomendaron muchísimo y por eso no podía dejar de mencionarlo.

http://www.getty.edu/museum/

e52082f2030985388479e466839f6628

Gastronomía exquisita

El camino de un destino hasta mi corazón es, definitivamente, a través del estómago, y esta ciudad me supo conquistar como pocas en el mundo. Ya les comenté sobre nuestra experiencia en P.F. Chang’s, pero tuvimos más hitos gastronómicos durante el viaje:

 

Morton’s The Steakhouse (Burbank): Una franquicia famosa por su gran variedad de carnes, mariscos y una vasta colección de vinos, es el lugar ideal para una celebración. Está localizado en el corazón del Media District de Burbank, entre los estudios de la Warner Bros. y el Universal Studios City Walk (de los cuales hablaremos en detalle en la próxima entrega), y no es inusual toparse con algunas estrellas, ya que los comensales gozan siempre de una excelente atención en este restaurante. Sin embargo, debo advertir que su menú, al menos esa noche, no fue apto para vegetarianos, ya que ordenamos un plato de vegetales y nos llegó la cosecha del mes sin condimentos ni aderezos. Se toman lo de “steakhouse” muy en serio.

morton

Entrada al restaurante en Burbank

Villa Blanca: El glamour de Beverly Hills se siente en cada rincón de este restaurante decorado, como su nombre lo dice, de color blanco. Los lugareños se reúnen alrededor de las cinco de la tarde para cenar y reunirse con sus amigos (incluyendo sus adoradas mascotas) mientras el Sol cae entre las tiendas de Brighton Way. Un elegante menú mediterráneo y los mejores vinos, en un ambiente sumamente exclusivo, nos permitieron relajarnos y sentirnos, aunque fuera por un par de horas, como los protagonistas de Beverly Hills 90210.

img-20161010-wa0002 20160924_215450

Patina: El cierre con broche de oro para una noche cultural. Patina se encuentra en la parte exterior del Walt Disney Concert Hall, en Downtown L.A., y ofrece una exquisita variedad de platos con – a mi parecer – la mejor atención de todos los lugares que visitamos. Es importante advertir que se trata de un restaurante de alta gama, así que ten en cuenta que deberás llevar una cantidad importante de dinero para poder disfrutar sus suculentos platos, como todos los viajeros nos lo merecemos.

11237_content_patina-los-angeles img_9788

Quisiera seguirte contando de este destino espectacular, pero aún quedan demasiadas experiencias para compartir y las dejaré para una segunda parte.

Si te gustó, compártelo con tus amigos viajeros y comenta qué fue lo que más te atrajo de esta increíble aventura, que aún no termina. ¡Nos vemos en la próxima edición!

Sobre El Autor

Rose Dupouy

Cantautora. Escritora. Productora. Locutora. Fotógrafa. Emprendedora. Soñadora. Viajera. Grammar Nazi. Sarcástica. Animal Lover.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.