Siempre está el típico tópico que dices ”buah, chorradas, yo eso no lo haría”, pero llega el momento de la verdad y pasas por el aro, porque resulta que ”más sabe el diablo por viejo que por diablo” y, al igual que cuando eras pequeño tu padre te repetía cien mil veces cantinelas del tipo ”Cuando seas padre comerás huevos” y tú le mirabas con cara de lela pensando ”si yo ya los como”… antes que tú ha habido otros padres, veteranos que han experimentado en sus propias carnes situaciones de las que todos podemos aprender o desechar (eso ya cada uno).

Entretodos ellos hay algunos dignos de estudio por los mejores sociólogosde Harvard.

1°) Soy padre: necesito un monovolumen

Es una plaga auténtica. Pocos padres conozco que no tengan uno o estén pensando en comprárselo. Pero en su favor tengo que decir que el que lo inventó…¡¡Era un auténtico genio!!
Yo era de las que me resistía a pasar por el aro, pero es que nadie me había comentado sus ventajas y cuando las conocí…amigo ¡eso es otra cosa!

Metes al niño y lo abrochas de forma directa, sin necesidad de provocarle a tu espalda una hernia de disco diaria; tienen capacidad para varias sillas (cosa que en casi ningún modelo de berlina es posible) por no hablar del maletero que es súper espacioso.Todo un acierto.

family-932245_640

2°) En el coche sólo se escucha música de niños.

Conozco padres a los que les hablas de Lady Gaga y se piensan que es alguien de la realeza europea, pero ¡Pregúntales tú por el Cantajuego! Se saben la discografía completa por orden cronológico, alfabético o cromático.

Esto es algo que no comparto en absoluto.La música, aparte de para amansar a las fieras, ayuda a desarrollar percepciones y habilidades como la creatividad o la coordinación, pero no tenemos por qué limitarnos sólo a canciones infantiles.
Mientras sea armónica y produzca buenas vibraciones es válida. Yo recomiendo alternar y así todos contentos.

child-1674021_640

3°) Se acabó mi vida sexual

Seamos realistas: las oportunidades empiezan a escasear y más cuando pasas a categorías superiores de familia numerosa.
Cuando no la monta uno la monta el otro por la noche. Cuando no se pone uno malo eres tú el que estás para el arrastre porque te han pegado varios virus seguidos, uno detrás de otro, como si no costaran.
Descontamos los 4-5 días de menstruación y le sumamos los que estamos tan catatónicos por la actividad diaria que no podemos ni levantar las pestañas cuando llega la hora de acostarles.

Y según van creciendo la gymkana sexual se complica. Pasan de chuparte la energía física a absorberte la mental, que no sé qué es peor.
Están más al loro de lo que pasa a su alrededor, por lo que la peli del mediodía no es suficiente barrera, y tienes que endurecer las medidas de seguridad para preservar tu intimidad.

Con esto no quiero desmoralizar a nadie, no me malinterpretéis. Creo que hay que adaptarse, como en otros aspectos de nuestra vida.
Habrá que pasar de relaciones de cantidad a relaciones de calidad.

La clave está en NO perderlas NUNCA de vista. Es fundamental que la pareja tenga sus momentos de intimidad, sus momentos de caricias, de confesiones.
Y si hay que ponerse el despertador o escaparse a la casa de la sierra o salir del trabajo 10min antes para llegar a casa antes que los niños vuelvan del cole…¡¡Pues se hace!!

4°) Mi vida social se resume a cumpleaños infantiles.

Aquí está el gran error de los papás de hoy en día y lo siento, pero en esto no me pillan.
Me parece estupendo que a mi hijo le quieran tanto que tengan que invitarle a todos los saraos, pero no por eso voy a supeditar mi vida y a pluriemplearme como chófer a estas alturas.
El niño y sus relaciones sociales son importantes, pero no menos que las nuestras.

Para cuidar bien de nuestros hijos primero debemos cuidarnos nosotros. Y eso pasa porcontar con momentos sólo nuestros (ir al gimnasio, dar un paseo, ir de compras…), momentos para compartir con la pareja y momentos para los amigos.
Porque, aunque seamos padres, seguimos siendo nosotros, con nombre y apellidos, deseos e ilusiones.

birthday-cake-380178_640

5°) Con niños no se puede ir a ninguna parte.

Depende de lo que entendamos por esto. Hay personas que están tan mimetizadas con el punto anterior (no perder nuestra identidad) que no cambian absolutamente nada de su vida y claro, ahí vienen los líos.Porque algo siempre has de modificar en tu día a día.

Por poner un ejemplo: llevar un bebé a un bar de copas como que no es muy ortodoxo y no creo que los papás vayan a estar muy cómodos…En ese caso las opciones son: a)buscar canguro, b) que solo salga uno de los dos ó c)te aguantas las ganas hasta que el niño crezca.
Otro ejemplo: si te gusta el senderismo podrás llevar al bebé a cuestas un tiempo y habrá otro que tendrás que esperar hasta que pueda ir por su propio pie. Porque subir un carrito a Collado Jermoso, en los Picos de Europa, puede resultar complicado.
La mejor opción sería buscar rutas lo más llanas posibles.

Está claro que el ritmo de un adulto tardará en llevarlo, pero no por eso tienes que limitar tus planes al parque de columpios o al de bolas.

girl-1746286_640

La próxima semana continuará…

Sobre El Autor

Patricia Carballeda

Soñadora y creativa, ''con los pies en la tierra, pero la mirada en las estrellas'' Buscadora de nuevos retos. El mejor que encontré: mi marido y mis 3 enanos.Espero que mis consejos os sean útiles de verdad.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.