Rogue One: para quienes conocen la saga creada por George Lucas, sabrán que la introducción del así llamado episodio 3.5 da un giro totalmente distinto a la historia principal que conocemos de Star Wars.

Seguramente hay quienes consideran que la creación de una historia como Rogue One es innecesaria para el universo de Star Wars, pero no podrían estar más equivocados. Aquellos que son fanáticos del misticismo que rodea a La Fuerza y su universo, incluso aquellos que a pesar de no ser fanáticos conocen un poco la historia y disfrutan siguiendo esta saga (como es mi caso), sabrán que cualquier historia referente de esta franquicia es interesante al 100% y si no me creen, traten de ver las primeras dos temporadas de Star Wars Rebels y esperar pacientemente a la que sigue.

 

Después de ver esta nueva entrega de la saga, quienes conocen la historia del episodio IV, Una nueva esperanza, entenderán mucho mejor algunos detalles que, en esa producción, quedan por fuera y son tratados como irrelevantes, pero que, a su vez, tienen una gran importancia para la historia per sé. Así que, sin más preámbulos, les daré mi breve reseña de esta producción cinematográfica; eso sí, sin spoilers.

 

Está bien, puede que haya uno o dos, pero prometo que no serán reveladores.

El guion está muy bien concebido y desarrollado y la historia está cuidadosamente ideada para que en todo momento las secuencias se sucedan armónicamente, sin dejar lugar a que el espectador se distraiga de los eventos en ningún momento. Cada secuencia está magistralmente dirigida y el resultado es evidente en el producto final: serás incapaz de despegarte de tu asiento.

La fotografía se lleva las palmas, pues está bien lograda, con ángulos y tomas perfectas que permiten apreciar la acción principal de cada escena e incluso más (como ciertos detalles o alguno que otro personaje que conectan con otras historias de la saga, por ejemplo, insertos como fondo de una escena), así como una nitidez digital que se ha vuelto muy típica de esta franquicia, caracterizada por colores muy vivos (sí, aún en el espacio) y las sombras de cada escena muy bien definidas, que permiten apreciar esos detalles insignificantes que le dan un valor agregado a cada secuencia.

 

La música, compuesta por Michael Giacchino, se adapta perfectamente a cada una de las escenas, añadiendo aún más emoción a cada una de ellas y complementando perfectamente la historia. No se preocupen: algunas de las tonadas clásicas de la saga, compuestas por John Williams, están presentes a lo largo de la cinta y pueden disfrutarlas claramente mientras ven la producción.

 

rogue-one

Las actuaciones del reparto ciertamente dan mucho para hablar y es que cada uno de ellos hizo una labor realmente extraordinaria, empezando por Felicity Jones (Jyn Erso) y Diego Luna (Cassian Andor), quienes tienen bien merecidos sus papeles protagónicos en esta cinta; mientras que Donnie Yen (Chirrut Îmwe), Riz Ahmed (Bodhi Rook) y Wen Jiang (Baze Malbus) prácticamente se roban el reflector con sus respectivas interpretaciones, logradas con una naturalidad asombrosa, aunque Alan Tudyk (K-2SO), es el merecedor de la mención especial en este grupo, ya que el sarcasmo de este personaje y la interpretación de Tudyk crean una empatía única con la audiencia.

 

rogue-four

Peter Cushing y Guy Henry

Por supuesto, Guy Henry, interpretando el papel del Gobernador Tarkin (originalmente logrado por el ya fallecido Peter Cushing), lo hizo perfectamente. Capturó en casi todo detalle las expresiones y movimientos de su predecesor (la voz de este actor es la que escuchamos en el largometraje y no la de una recopilación de la voz Cushing), aunque la digitalización de Peter en el producto final es la que más llama la atención (haciendo la salvedad de que, por limitaciones técnicas, hay momentos en los que se nota el uso del CGI, pero realmente no es nada como para quejarse a grandes voces).

 

Ben Mendelsohn es el Director Orson Krennic, un despiadado oficial imperial que no se dentendrá ante nada para lograr sus objetivos

Las interpretaciones de Forest Whitaker (Saw Gerrera) y Mads Mikkelsen (Galen Erso) agregan a la historia ese toque que termina de conectar a la audiencia con la causa de los personajes, pero es Ben Mendelsohn (Orson Krennic) quien logra crear el verdadero ambiente antagonista, haciendo sentir al espectador la tensión típica de un villano bien construido y que realmente se hace odiar por el público con su sola presencia.

Claro, en esta reseña no podía faltar la mención especial del Lord de los Siths, Darth Vader (interpretado por Spencer Wilding y Daniel Maprous y cuya voz se debe al talento de James Earl Jones), quien aún a pesar de tener menos de 10 minutos en pantalla, es el personaje más esperado durante toda la cinta y su actuación ciertamente no decepcionará a los espectadores en lo más mínimo.

Darth Vader es quien realmente se roba el reflector con menos de 10 minutos de pantalla

Darth Vader es quien realmente se roba el reflector con menos de 10 minutos de pantalla

Definitivamente, Rogue One es un filme lleno de mucha intensidad y que garantiza mantenerte pegado al asiento, con una armonía perfecta en el desarrollo de una historia bastante dinámica que garantiza entretener al público y su puntuación de 85% en Rotten Tomatoes está más que justificada.

 

¿No la has visto todavía? ¡Corre antes que te arrepientas!

 

Aquí te dejamos el trailer para que te convenzas si aún tienes dudas:

 

 

¿Ya viste esta película? ¿Qué opinas de ella? Cuéntanos en la sección de comentarios o en nuestras cuentas de Facebook o Twitter.

 

@cprato1984

Sobre El Autor

César Prato

Licenciado en Letras de la Universidad Católica Andrés Bello (Venezuela). Escritor de profesión, gamer de pasión y geek de corazón...

Una Respuesta

  1. Rose Dupouy
    Rose Dupouy

    Lo que más me impactó de toda la película fue cómo “revivieron” a Peter Cushing digitalmente. Un reto que solo una producción de esta magnitud se podría permitir. ¡Excelente artículo e increíble película!

    Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.