En varias charlas para padres he oído que la etapa de los 2-3 años, la maravillosa y delicada etapa de las rabietas, es un fiel reflejo de cómo será la adolescencia de nuestros hijo ¡¡Pues que Dios nos coja confesados a muchos de nosotros!!
La montaña rusa más enrevesada no es nada comparable a los sube y baja que experimentamos con ellos en estas edades.
Recoges a la peque de la guarde y es todo felicidad ¡¡Te hace unas fiestas que se te cae la baba!! Vamos súper contentas en dirección al coche, sonrisas por aquí y por allá, tú henchida pensando ‘’Está claro que hoy vamos a tener una tarde genial’’. Pero cuando llegas al coche y se entera de que no vamos a casa sino a recoger a sus hermanos al cole y luego a hacer la compra a Mercadona…No le cuadra, no le cuadra, no le cuadra ¡¡Se armó el Belén!!

crying-513164_640

La niña histérica llora que te llora, la madre nerviosa al volante que ya no sabe ni qué dirección seguir, el de Vodafone súper oportuno que te llama para que te cambies de operador…
Las aguas se van calmando porque tú, que eres muy lista, has acallado a la fiera con unos simples gusanitos. Vuelve a ser la niña dulce y adorable de siempre que no para de soltar expresiones nuevas con las que te mondas constantemente y piensas ‘’Está claro, el resto de la tarde va a ir genial’’

toddler-454641_640
Pero llega la hora del baño y, al ir a sacarla, a ella…No le cuadra, no le cuadra, no le cuadra.
Volvemos a pasar de cero a cien en un milisegundo. Se acabó la paz en casa. Otra vez el histerismo a flor de piel, los hermanos que preguntan qué le pasa, la niña que patalea sin parar y no se deja vestir, el papá que no llega del trabajo para echar una mano…
Lo gracioso de todo esto (ya ves tú, para mondarse de la risa) es que este tipo de situaciones se repiten cada día durante un período de tiempo que a ti te parece una eternidad y sientes que, para cuando pase esta etapa, tú tendrás algo así como 80 años, y sólo de pensarlo te agotas aún más.
La cena del lunes ‘’no le cuadra’’; la ropa que le has puesto ese día para bajar al parque ‘’no le cuadra’’; los dibujos que ponen en ese momento en la tele ‘’tampoco le cuadran’’…¡¡Coño niña, entonces ¿Qué te cuadra?!!

drink-2044131_640
Las madres modélicas como yo, en esos momentos, lo único que queremos es tomarnos un copazo o pirarnos de casa o si te descuidas ‘’pirarnos de casa para tomarnos ese copazo’’, pero al parecer eso no está muy bien visto (no sé por qué, con lo que relaja…) así que ahí nos quedamos, apretando el culetehasta que amaine el temporal y contando hasta diez mil (por lo menos) para no romper y ponerte a patalear tú, como aquella madre del anuncio. Que ojo, alguna vez lo he hecho y ¡ha funcionado! Jajajajajaja…Pero solo unos segundos, no os vayáis a pensar…

knight-1927400_640
Daros un consejo infalible para esta situación es complicado. Creo que la única alternativa es armarse hasta los dientes de paciencia y valor, si alguno puede con escudo y casco protector mucho mejor, no vaya a ser que, en una de esas, te lancen un trenecito o un cuento a la cabeza y tengamos un disgusto.
Poneros una coraza, buscaros una vía de escape e intentad mantener el tipo. Aunque parezca algo imposible de superar llegará un día en que, sin daros cuenta, esto habrá pasado y os reiréis pensando cómo fuisteis capaces de no estrangular a semejante Gremlin, que era en lo que se convertía vuestro hij@ con cada pataleta.

kids-143022_640
Eso sí, por si acaso, mientras dura esta fase, os recomiendo no darles de comer después de la media noche ni que beban agua, no sea que la mutación sea irreversible.

Sobre El Autor

Patricia Carballeda

Soñadora y creativa, ''con los pies en la tierra, pero la mirada en las estrellas'' Buscadora de nuevos retos. El mejor que encontré: mi marido y mis 3 enanos.Espero que mis consejos os sean útiles de verdad.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.