Tal como lo prometimos, hemos vuelto con la segunda parte de los hits de los padres de este siglo, cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia! porque esto es lo que tiene ser padres…Libertad a cuenta gotas…Así que ya nos contaréis si os ha pasado esto antes…

6°) Te conviertes en un ser que va cargado con 1.500 cacharritos a todos lados.

Esto es así y cuanto antes lo asumas mejor será.
Por mucho que te intentes ajustar siempre hay un punto en el que piensas ”esto lo meto por si acaso”.Lo mismo que cuando cambias de casa a una más grande porque en la que has vivido hasta ahora” ya no cabéis”.
Es una ecuación matemática: cuanto más espacio tienes más lo llenas de trastos.

Y con los niños, como son impredecibles y a ti te falta paciencia, acabas cargando con mil cosas, que aparentemente te dan tranquilidad, pero que al final, como siempre se te olvida algo, el lío está asegurado igualmente.

baby-carriage-1710722_640

7°) Ya solo veo películas de Disney o dibujos animados.

Será lo normal en horas diurnas, en las que los niños están contigo, pero siempre puedes buscar un hueco para enterarte de lo que pasa en el mundo y a tu alrededor (camino del trabajo, mientras haces la cena o por la noche al acostarles)
Es de cajón que a las 17h, con los niños por el salón, no es la hora más apropiada para ver ”Mentes criminales” o ”50 Sombras de Grey”, pero aunque haya menos oportunidades, os animo a no limitaros solo a ”PeppaPig”. Ampliad el campo.

disney-1788300_640

8°) Mi hijo va a hacer conmigo lo que quiera

Aunque parezca increíble hay muchos padres que se sienten así, pero lo que realmente esconde esta percepción es que no están dispuestos a educar y sentirse como ogros.

Ellos buscarán sus artimañas. De bebés llorarán, patalearán, pegarán a diestro y siniestro…Según crezcan empezarán con el ‘’papi, perdóname, te quiero mucho’’, ‘’anda, papi, que tú eres muy bueno’’, ‘’mami, eres la mejor del mundo’’.
Y en la adolescencia llegará el ‘’no me comprendes’’ o el ‘’cualquier día me voy de casa’’ que el que más el que menos ha usado en su juventud, aunque ahora no nos acordemos.

Educar no es nada fácil, seguro que es lo más chungo que nos ha tocado hacer a muchos de nosotros. Pero cuando nos toca esta labor hay que ser consciente de que no solamente imponemos normas para una buena convivencia o porque me apetezca a mí, sino porque en la vida, en la sociedad, nuestros hijos se encontrarán constantemente con normas que tienen que cumplir sí o sí, y si no han tenido una figura paternal-ogril en algún momento de su vida, les va a costar adaptarse, lo que les hará infelices.

Tomaduras de pelo las habrá, pero hay que intentar que sean las mínimas. De hecho tampoco creo que sean malas, nos muestran humanos ante los ojos de nuestros hijos, pero que no se piensen que contigo pueden hacer lo que quieran.

father-1633655_640

9°) Olvídate de dormir bien en los siguientes 5 años (por lo menos)

¡Cuántas veces habremos oído esto! Es uno de los puntos que más nos aterra cuando vamos a ser padres. Ha llegado a convertirse en una leyenda urbana que predice nuestros próximos años como una película de padres-zombis esclavos del sueño.
Pero es que depende de tantos factores…Hay padres que duermen a sus hijos en brazos de forma habitual, otros que les dejan dormir de continuamente en la cama de matrimonio, entre el papá y la mamá; otros deciden dormir en su cama hasta bien mayores casi sin pensarlo, de forma automática.

Los niños no tienen por qué dormir mal así porque sí, y en el caso de que lo hagan se puede reeducar.
Lo que pasa es que no todos estamos dispuestos a oírles llorar de madrugada. Es muy difícil aguantar sus chantajillos sin que te entren ganas de correr a abrazarlo o sin que te desesperes por no dormir y te apetezca pegarle un bocinazo.

A pesar de esto creo que es mejor no dormir en una semana escuchando llorar a tu hijo que no dormir en 6 años.
Debemos educar también en este punto y ser firmes igual que en otros aspectos: hay un momento para cada cosa; la noche es para dormir y cada uno tiene su espacio que hay que respetar.

baby-22194_640

10°)Ya no tengo tiempo para mí, qué más da mi aspecto

Cuando eres padre te das cuenta de que las tareas se multiplican y el tiempo se reduce. Esto es algo que, sobre todo las mujeres, llevamos fatal. Queremos abarcar tanto que relegamos nuestras necesidades personales al último puesto, a veces inclusoel aspecto exterior.

A todos nos ha pasado salir de casa más de un día con lamparones en la blusa o en el abrigo porque tu hijo te ha regurgitado al salir; meter las manos en los bolsillos y encontrarnos con un trozo de galleta, caramelo o vete tú a saber qué otras cosas guardamos sin darnos cuenta (el chupete es ya un clásico) pero hay que intentar que se quede en eso, en descuidos pasajeros.

Nuestra identidad no puede mutar como los X-Men de una forma tan radical ¡Por favor, que veo a diario a madres en la calle haciendo la competencia a la Señora Doubtfire!
No es cuestión de ser más guapo o más feo, está demostrado que una persona con un aspecto agradable y cuidado siempre atraerá más que otra que no se cuida. Y hablo de relaciones sociales, laborales e incluso familiares.

girl-1361906_640

Primero por ti, pero también por los que te quieren y te rodean. Los niños para eso son un espejo estupendo en el que verte ya que no se callan ni debajo del agua. Si tú te arreglas, te maquillas un poco, te pones mona (algo sencillo, no hace falta que vayas de boda para ello) tus hijos son los primeros que te van a piropear y van a estar henchidos pensando ‘’como mola mi madre, es la más guapa del mundo’’.
Y ni qué decir tu marido. Ponerte sexy de vez en cuando no le desagrada a nadie y mucho menos a él ¡Que no se apague la llama, que viva el amor esponsal!

Ya no hay huída, no hay segundo acto: has sido padre-madre. Tu hijo está ahí, para siempre, y lo sabes, y te cuesta un tiempo asimilar que quizá tu vida no sea un peligro del que tengas que esconderte en una isla.
Te costó dejar de ser uno para ser dos y ahora, sois tres, que es un número rarísimo. O cuatro, que parece más equilibrado, pero que multiplica el trabajo.

Te tienes que dejar llevar y eso no es fácil, pero el tornado ya está aquí, así que déjate absorber con la mayor dignidad posible.
Adaptarse o morir en el intento, pero si otros lo han hecho anteriormente ¿Porque no vamos a poder hacerlo el resto?

Sobre El Autor

Patricia Carballeda

Soñadora y creativa, ''con los pies en la tierra, pero la mirada en las estrellas'' Buscadora de nuevos retos. El mejor que encontré: mi marido y mis 3 enanos.Espero que mis consejos os sean útiles de verdad.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.