Cuando llega ese mágico momento en que te hacen la pregunta: “¿te casarías conmigo?”, es probable que ya tuvieras visualizado hasta el color de uñas que usarías el soñado día de tu matrimonio. Y si no, como fue en mi caso, al menos sabrías que muchos, muchos detalles tendrían que comenzarse a planificar desde el momento de aceptar la propuesta. Pero, ¿realmente sabes cuánto cuesta un banquete de bodas y el impacto que tendrá en tu vida matrimonial?

wedding-443600_1280

Presupuesto vs. Romance

Sí, lo sabemos: es CERO romántico echar números y comenzar a escatimar en los detalles cuando has planificado este día, literalmente, TODA TU VIDA; y las bodas soñadas que aparecen en las redes sociales, sinceramente, no ayudan a bajar la barra de las expectativas. Sin embargo, siempre debes tener presente lo siguiente: la boda no es el matrimonio. Esto quiere decir que de nada sirve tener al Cirque Du Soleil en tu boda si, al día siguiente y por los próximos cinco años, apenas tendrán para sobrevivir en su nuevo hogar.

couple-worry-money

Cuando el hambre entra por la puerta, el amor sale por la ventana

Pero no te desilusiones: como una novia que está planificando su propia boda en un país en hiperinflación y crisis de todos los tipos, puedo ayudarte a tomar decisiones inteligentes para recortar los gastos y, aún así, vivir un momento mágico que marcará el inicio de esta nueva etapa con tu pareja.

couple-making-a-list-173927353-5819d3543df78cc2e8bea4c2

¿Quiénes deben estar en tu boda?

  1. REDUCE La lista de invitados.

Dependiendo de la personalidad de cada quién, este es un punto muy delicado. Existen quienes quieren que todo el pueblo presencie su unión, los que tienen muchísimas amistades y quienes prefieren algo más familiar (aunque cada familia sea de 100 personas). Cada boca cuenta, así que, si lo que quieres es ser una novia inteligente (y como futura administradora del hogar te tocará tomar decisiones difíciles), aquí va mi consejo:

El primer paso es, por supuesto, crear la lista. Incluye a toooooodas las personas que quisieras tener en tu gran día, sin importar si viven cerca o no. Esto les permitirá a ambos tener una mejor perspectiva de su círculo social. Categoricen a cada invitado según su relación con ustedes (familia, amigo del colegio, profesor de canto, etc.). Una vez hecho esto, puedes continuar al paso dos.

Clasificar a cada quién por la profundidad de su relación con ustedes es crucial para comenzar a eliminar invitados. “¿Cuánto tiempo tengo sin ver a esta persona?”, “¿Me sentiría más feliz si esta persona estuviera presente o me daría igual?”, “¿Lo estoy invitando por aprecio o por compromiso?”, son algunas de las preguntas que deberías hacerte respecto a cada uno de los invitados. Es natural que sus padres quieran invitar a algunos amigos para pasarla mejor, pero, ¿realmente qué tan cercanos son de la pareja que se está casando? Toma esto en cuenta a la hora de tachar nombres. Por cierto, si hay gente imprescindible viviendo fuera del país, es importante notificarles con suficiente antelación para que puedan planificarse y confirmar su asistencia.

Todo esto me lleva al paso tres: NO PERMITAN QUE TERCEROS LOS PRESIONEN. Sí, la prima tercera multimillonaria de tu mamá puede estar muy feliz por su boda, pero tienes más de veinte años sin verla y no significa nada para ti, así que no la invites ni por el regalo que podría darte, pues cada menú, copa de champagne y recuerdito cuenta a la hora de mantener el presupuesto controlado.

índice

  1. El que busca, encuentra

Si ya tienes el número de invitados definido y una idea clara de qué estilo quieres darle a tu boda, puedes comenzar a hacer scouting y preguntar a los proveedores sobre TODO lo que necesitas para el gran día. Podrías llevarte sorpresas y, si eres flexible, hasta encontrar algunos descuentos. La opción ideal para ti está allá afuera, pero debes tener la mente abierta para escoger la que mejor se ajuste a tus ingresos y los de tu futuro esposo.

wedding-cost

  1. ¡Prioriza!

Otro detalle importante es que, una vez tengas presupuestado todo lo que quisieras tener, comiences a priorizar. ¿Es necesario contratar al grupo musical del momento y la barra libre? Tal vez para ti sea imprescindible el entretenimiento y otras novias prefieran destinar ese dinero a otros detalles, por ejemplo, un servicio de fotografía de calidad. No hay fórmula mágica para esta decisión, pero, si no quieres endeudarte por los próximos veinticinco años, deberás renunciar a las cosas que están más abajo en la lista de prioridades o encontrar una opción similar un poco más económica.

 organizar-una-boda-en-casa

  1. No hay lugar como el hogar

Si tienes familiares con espacio suficiente para organizar un evento de este tipo, no pierdes nada preguntándoles si estarían dispuestos a cederte el lugar. Por supuesto, siempre corres el riesgo de que te digan que no, es su hogar después de todo, pero no descartes la posibilidad de ahorrar el costo de alquilar un salón.

OJO con esto, pues hay que evaluar bien los presupuestos antes de tomar la decisión. Puede que, en principio, la opción en casa parezca más económica, pero pueden surgir costos adicionales asociados a mesas, sillas, manteles, toldo y tantas otras cosas que necesitas para que el evento quede espectacular y que, tal vez, sí vengan incluidas en el precio del salón de fiestas. Calcula bien tus movimientos en este caso.

girl-791240_1920

Detalles que le darán un toque personal a tu boda

  1. DIY

Gracias a sitios como Pinterest y YouTube, muchos se han podido acercar al maravilloso mundo del Do It Yourself o “Hágalo usted mismo”, aun sin contar con habilidades especiales en manualidades. Si te consideras medianamente hábil, puedes aventurarte a crear tu propia decoración, con la ventaja de que tendrá un toque único y personal. Sin embargo, si sientes que es demasiado para ti, seguramente tendrás algún invitado que disfrute ayudarte con esto, bien sea por una tarifa mucho menor a la de una agencia o por el simple placer de colaborar con hacer de tu día el más especial.

También la comida y los postres pueden ser hechos en casa, aprovechando esas recetas únicas que han pasado de generación en generación en sus familias. Podrás comprar los ingredientes al mayor y donde mejor te parezca, ahorrando en proveedores, y será un hermoso momento de unión familiar en pro de darles un regalo muy especial por su matrimonio.

makeup-artist-487063_1920

Toma un curso o pídele ayuda a un amigo experto

Esto también aplica para tu look: si te atreves, en lugar de contratar al mejor estilista de la ciudad, puedes realizar cursos de peinado y automaquillaje para que luzcas espectacular en tu día por una fracción de lo que tendrías que pagar. Si esta opción no te convence, seguramente conoces a alguien que podría hacer un trabajo excelente por un precio mucho más accesible. Quizá esto sea más delicado que la decoración, ya que cómo luzcas en tu boda quedará en fotos y videos para la posteridad, así que mira bien su portafolio antes de pedirle a esa persona que te embellezca.

Eso sí: si la familia y amigos ponen su trabajo para evitarte costos innecesarios, no seas exigente con los regalos, pues ya te estarán dando algo que jamás recuperarán: su tiempo y dedicación. Por ejemplo, yo canto en matrimonios eclesiásticos y, cuando se han casado buenos amigos, he puesto mi voz y la organización a la orden de los novios sin cobrarles como mi regalo de bodas. Es mejor dejar que el corazón hable en estos casos y, si tienen a bien darles efectivo o comprarles algo más, que sea por iniciativa propia.

drinks-1283608_1920

6. ¿Dónde dejas la bebida?

Por supuesto, ninguna fiesta está completa sin algo para brindar, pero este «néctar» puede duplicarte el presupuesto en un pestañeo. Reducir la lista de invitados te permitirá también reducir la cantidad de alcohol que servirás en tu fiesta, pero el estilo de la boda será clave para determinar QUÉ es lo que ofrecerás.

Si tu idea es tener algo muy elegante y exclusivo, es obvio que no querrás escatimar en este punto y deberás sacrificar otros aspectos de la fiesta si quieres ahorrar, ya que tanto tú como tu círculo sabrán distinguir perfectamente entre una Veuve Clicquot y un vino espumante más sencillo – y tu billetera también. Una opción, en este caso, es hacer el brindis con lo más top y buscar opciones un poco más económicas para el resto de la noche. O guardar esa botella de champán solo para los novios.

Por supuesto, ofrecer licores nacionales reducirá los costos y puede ser, incluso, más acorde al tema que eligieron para su matrimonio. Toma esto en cuenta si quieres colocar una barra libre para tus invitados. Una opción similar, para bodas más rústicas o vintage, es usar sifones o barriles de cerveza artesanal, lo cual le dará un toque único a la celebración.

wedding-1103981_1920

Bebidas con y sin alcohol pueden bajar los costos sin dejar de atender a tus invitados

Combinar bebidas alcohólicas con bebidas vírgenes puede ser, también, una forma de ahorrar y mantener a tus invitados felices e hidratados. Una idea puede ser tener un «bar» de té, agua, papelón con limón, café y jugos, o sabrosos cocteles sin alcohol, que saciarán la sed sin desangrar tu presupuesto.

Como último recurso, dependiendo de los hábitos de tus invitados, podrías tener una boda completamente abstemia, ofrecer cero licor y celebrar solo con bebidas refrescantes. Una variante podría ser – siempre tomando en cuenta el tipo de relación con tus invitados y sus costumbres – que quienes sí deseen beber licor lleven su propia botella, aunque, en lo personal, no lo recomiendo porque puede considerarse de mal gusto.

3fd1ed02469b2565253fd674191de689

7. ¿Y el vestido? ¡No puedo usar un trapo el día de mi boda!

 La verdad sea dicha, el vestido de novia es algo que solo te pondrás, con suerte, una vez en la vida, así que muchas novias han capitalizado esto y ponen a la venta el atuendo que usaron en su boda a un precio bastante más accesible que el de las tiendas. Si no te incomoda usar ropa de segunda mano, de seguro encontrarás el vestido de tus sueños, proveniente de las mejores casas de diseño, por un costo muchísimo menor.

Otra opción low-cost y con un gran valor sentimental es usar el vestido de novia de tu abuela, tu madre u otra mujer de la familia, siempre que se encuentre en buen estado. Si no te gusta el diseño original, puedes hacerle modificaciones que se ajusten a la época por mucho menos de lo que costaría comprar telas y hacer uno nuevo y, además, tendrás contigo una parte de tu legado el día que iniciarás tu propia familia.

Si, aún así, no estás convencida de los costos, puedes optar por alquilar un vestido y así no tienes que pensar en almacenarlo ni venderlo cuando todo haya pasado. Eso sí: asegúrate de devolverlo en perfecto estado a la casa de alquiler.

wedding-debt-110000_1

Si algo he aprendido del mundo de la televisión, es que debe lucir caro, pero no necesariamente serlo, así que espero que estos consejos te ayuden como lo han hecho conmigo en este complicado camino donde debemos balancear nuestra boda soñada con la realidad económica de cada quién.

Si crees que faltó algo o quieres compartir tu experiencia, no dudes en dejar un comentario más abajo. ¡Hasta la próxima!

Sobre El Autor

Rose Dupouy

Cantautora. Escritora. Productora. Locutora. Fotógrafa. Emprendedora. Soñadora. Viajera. Grammar Nazi. Sarcástica. Animal Lover.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.