En los últimos años, los estudios Disney se han dedicado a lanzar joyas animadas como Frozen o Moana, pero también a reconstruir, con actores de carne y hueso (y mucha animación computarizada), aquellas películas con las cuales hicieron historia. Esta primavera le tocó a la icónica La Bella y la Bestia, el clásico de 1991, recibir su remozo en live action.

Todos conocemos la historia: una hermosa joven, inadaptada a ojos de la sociedad (por ser una ávida lectora), termina prisionera en un castillo encantado, donde habita un príncipe convertido en bestia por sus malas acciones del pasado; si él no logra despertar el amor en su corazón y en el de Bella antes de que caiga el último pétalo de una rosa mágica, él y sus sirvientes quedarán condenados para siempre.

 

Lo bello

beauty-beast-2017-belle-emma-watson

Con la querida Emma Watson como protagonista, acompañada por un elenco de clase mundial (Ewan McGregor, Sir Ian McKellen, Emma Thompson y Kevin Kline, entre muchos otros), la versión de 2017, definitivamente, se ha actualizado para ajustarse a los tiempos que corren, un hecho que no estuvo exento de polémica: mucho se ha hablado del “momento gay” de la película, el cual, realmente, es mucho más inocente que muchas escenas en caricaturas clásicas.

01-gad.w710.h473.2x

Y no, no es este momento.

Entre otros elementos, un casting diverso es el reflejo de un mundo más complejo y aunque, en mi opinión, ser “políticamente correcto” a veces lastima la verosimilitud de algunas historias (caso de Thor, donde uno de los dioses nórdicos era un hombre afroamericano), debemos entender que es una obra de ficción que puede ser reinterpretada a gusto de quienes la están contando, y la inclusión y diversidad son los grandes valores que se quieren – y deben – impulsar en el mundo moderno, plagado de sectarismos y discriminación en la vida real.

beauty-and-the-beast-3390x1907-2017-6172

Este remake complementa la trama y la banda sonora de la original y, además, actualiza brillantemente los temas que muchos crecimos tarareando, dándole un feeling de musical de Broadway, al punto de presentar una “versión karaoke” en los cines para disfrute de todo el público. Definitivamente, los compositores quieren “ser un huésped” en nuestros cerebros.

 

Los pétalos marchitos

5890011bad5cd34c8aed5b2f_o_U_v1

Sin embargo, al menos para esta servidora, no todo es perfecto: en ciertas escenas, la dirección favorecía demasiado a la versión 3D, lo cual eliminaba el encanto de las mismas. Y la magia del clímax de la historia, cuando Bella y Bestia bailan en el gran salón del castillo, termina perdida por los tiros de cámara escogidos y la seriedad de Watson en una escena tan conmovedora.

5829edcb134aa138a2f245eb_o_U_v2

Y qué decir del icónico vestido amarillo, que fue totalmente modificado para favorecer el tipo de cuerpo de la actriz. El vestuario de Bella, en general, me pareció el más “moderno” de todos, quizá para reafirmar su carácter como alguien que está adelantado a su tiempo, aunque a veces parecía sacado de una tienda millennial en lugar de haber sido cuidadosamente diseñado para el film.

Independientemente de lo que opines sobre estos live action reebots, sabemos que la “casa del ratón” continuará refrescando muchos de sus clásicos. ¿Estrategia para perpetuar sus historias más exitosas entre las audiencias más jóvenes? ¿Marketing descarado? Solo les digo que es mejor ver las películas antes de criticar, ya que todas tienen aciertos y fracasos, pero la magia de Disney siempre está presente, en mayor o menor medida.

Cuéntanos qué te pareció la película y si estás de acuerdo o en contra de este breve análisis en la sección de comentarios. ¡Hasta la próxima!

Sobre El Autor

Rose Dupouy

Cantautora. Escritora. Productora. Locutora. Fotógrafa. Emprendedora. Soñadora. Viajera. Grammar Nazi. Sarcástica. Animal Lover.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.