Canguelo: Voz gitana. s. m. coloquial Temor, miedo.

¿Has escuchado la expresión inglesa “cold feet”? Es ese miedillo que nos da antes de un momento crucial, esa incertidumbre de no saber si estamos haciendo lo correcto; es ponerse nervioso y comenzar a cambiar de parecer. ¡Y es muy probable que ustedes, novios a punto de unir sus vidas para siempre, hayan pasado por esto!

blogs-aisle-say-cold-feet-bride

Ante el estrés, pueden surgirte dudas

Es normal: la presión de los preparativos de la boda, los cientos de opiniones y consejos a tu alrededor y, además, los retos que ya tenías en el trabajo y el hogar antes de comenzar todo este calvario camino pueden llevarte a un estado de crisis que jamás imaginaste y hacerte cuestionar si todo este asunto del matrimonio es tan buena idea como parece.

Identifica el motivo

Antes de despedir a tu wedding planner y pedir a los proveedores que te regresen tu dinero, es muy importante que reflexiones sobre lo que te está haciendo sentir miedo. Puede ser una reacción normal al exceso de estrés o temor al mundo desconocido que te aguarda después de decir: “Acepto”. Incluso, es común que tengas más discusiones de lo habitual con tu pareja por el tema de la boda (o cualquier otro), pues ambos se encuentran bajo mucha presión.

article-2570237-1BEA59A800000578-722_634x603

Primero su relación, después, la fiesta

Sin embargo, si las causas de tu angustia tienen su raíz en situaciones más complejas, como que en realidad amas a otra persona o la decisión de contraer nupcias no fue, precisamente, con tu consentimiento, es importante que evalúes si deseas continuar con el compromiso hasta el final o tomar las riendas del asunto y mandar todo al diablo por tu libertad y felicidad.

181076096

Si no lo amas, ¡huye!

El truco aquí es saber diferenciar la causa de estos nervios y actuar en consecuencia. Este es un período donde deben trabajar juntos y aprender cosas del otro que, de otra forma, no habrían salido a la luz. Está en ustedes superar los retos hasta llegar al altar, o evitar forzar situaciones que, al final, podrían causarles mucho más daño. Por mi parte, te deseo lo mejor y te recuerdo que, aunque ames profundamente a tu pareja y hayas soñado con este momento desde el día que lo conociste, sentir nervios antes de un evento que cambiará tu vida para siempre es completamente normal.

Si este artículo te ayudó, no olvides dejar tu comentario o compartirlo con alguien que pudiera necesitarlo. ¡Hasta la próxima!

Guardar

Guardar

Sobre El Autor

Rose Dupouy

Cantautora. Escritora. Productora. Locutora. Fotógrafa. Emprendedora. Soñadora. Viajera. Grammar Nazi. Sarcástica. Animal Lover.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.