A veces para el ser humano es contradictorio los hechos que suceden contra la lógica sentimental de la razón. Es decir las personas hoy en día suelen ser más subjetivas que objetivas. Incluso teniendo a veces las pruebas del delito frente de ellos mismos, buscan siempre justificar a la persona que comete un hecho equivocado dentro de un circulo social, familiar o sentimental.

9c2ca965efcbeb61c5139991b42459b1

 Sucede muchas veces que la valoración de los hechos buenos de esa persona es casi obligatoria. “Según” el hacer de la persona, (lo positivo) se presenta esa imagen de bondad, dulzura, honestidad y fidelidad que lo hace ver como una buena persona, y sin embargo por el otro lado de la moneda está esta misma persona pero de una manera que nosotros mismos no reconocemos y nos es increíble mirar; un ser egoísta, infiel, frío, deshonesto. Es allí en el silencio del momento, donde se desarrolla una tormenta en nuestra cabeza y nos preguntamos como todo ser humano ¿En qué creer? ¿En que confiar?

ea39a61c0c66b6bf2b02de76e33d03fa

En diversas oportunidades ponemos más de frente lo que sentimos por esa persona, tanto así que nosotros mismos no visualizamos el mal que hace el ser querido, y comenzamos a tener la necesidad de escuchar una voz imparcial. Comenzamos a comunicar lo sucedido, para ver si somos nosotros o ellos los que están equivocados, tratando de que la tormenta cese al menos por un momento, y podamos respirar.

Es bueno meditar y aprender que la vida nos enseña que las tormentas pueden tener un declive, que ya es momento de levantarnos, animarnos y dejar que los hechos hablen por si solos. Logrando ser personas objetivas, dejando que las cosas sucedan pero siempre tomando en cuenta una pequeña alerta, que la mayoría de las personas somos seres humanos y nos podemos equivocar una y otra vez; pero hay casos que esas equivocaciones se vuelven rutina, y es allí donde la alarma sonará, hasta que nosotros mismos pongamos un freno frente a ese mal. La decisión es nuestra, el decidir si alejarnos de esa persona y perdonar, o seguir, porque tarde o temprano el ciclo de la vida los vuelve a poner delante  y nos pone a prueba para evaluarnos de si aprendiste lo que tenias que aprender ¿Cuál es la elección que debemos recordar? Debemos aprender a confiar en los hechos, en esos momentos que la vida nos demuestra que si debemos confiar en las pruebas por más rudas o crueles que sean, logrando apartar por unos instantes el sentimiento para que prevalezca la razón, ten siempre los ojos abiertos porque todo lo imposible se vuelve

images (35)a900ab25ca00e03ba8d99e0fab0ff535

posible; y lo que uno siempre teme puede ser lo realidad. Ten siempre en cuenta a la persona que te esta abriendo la puerta de una verdad que en ese momento que tu no quieres ver, lo único que te dice es “No te pido que pienses igual que Yo, solo te pido que pienses”.

Sobre El Autor

Nohelia Silva

Venezolana - T.S.U en Publicidad y Mercadeo - Pensadora - Escritora de las ideas de cada interrogante de cada frase, vivencia y experiencia. Esperando siempre hacer conciencia en cada persona, logrando un cambio o una manera diferente de ver la vida.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.